Los contenidos deben evolucionar

791

El Content Marketing es uno de los pilares para hacer Inbound, una herramienta fundamental para poder llegar a las audiencias y buscar que éstas contacten a las empresas. Hoy está muy de moda hacer contenido. Por eso es que han nacido agencias “especializadas en la materia” y productoras audiovisuales que ofrecen hacer trabajos más “llamativos”; sin embargo, hay contenidos que son muy malos y que no presentan nada innovador, así que será interesante ver una agencia creativa haciendo un buen trabajo de Inbound.

Hay muchos blogs que hablan de cómo hacer contenido, que el marketing de contenidos es algo nuevo y llegó para quedarse, y sí, llegó para quedarse, pero hay que tomar en cuenta que no es algo nuevo, siempre ha existido. Todo es contenido, este artículo lo es. Todo lo que ves, escuchas, lees, compartes, le das like o que entretiene lo es. 

Internet puso de moda esta estrategia de mercadotecnia y ahora todos los clientes la quieren cuando siempre la han tenido. Hoy los anunciantes quieren a un community manager que lleve su Facebook y otras redes sociales. Muchos otros quieren que administren todas las redes sociales que existen: Facebook, Twitter, Instagram, Linkedin, YouTube, Pinterest, SnapChat, etc., etc., hasta Google +, ¿en serio? Google +. 

Las redes sociales de las marcas, y en especial de las PyMES, están desérticas, con muy pocos seguidores, baja o nula interacción y followers diluidos. Sus contenidos son espejos de una red a otra. Estar en todas las redes es costoso y darles mantenimiento es complicado si no se cuenta con una estructura para llevarlo a cabo. 

Muchas PyMES no tienen el presupuesto para hacerlo bien y lo único que se genera es contenido sin valor que nadie ve o que a nadie le importa. Entonces, ¿por dónde empezar? Es complicado, pero se debe entender que cada red social cumple con un propósito, que su audiencia y cómo llegar a ella es diferente y, por consiguiente, el trato varía según la finalidad de cada red. 

Después hay que concentrar todos los esfuerzos en seleccionar las redes sociales que te van a funcionar, no estar en más de tres. Si bien Facebook es la red que más interacción y alcance tiene, no necesariamente es esencial para una empresa. Hay que revisar quién es el target, cómo llegar a él para crear una comunidad con la marca. 

La mayoría de las redes sociales solo hacen contenidos por hacerlos, sin sentido alguno. Suben un posteo en diferentes formatos (gráfico, gif, vídeos, canvas), llevando un calendario editorial y ya (si es que lo tienen). 

No hay campaña, no hay esencia, no hay nada. Si en verdad queremos ser relevantes entonces debemos empezar hacer campañas disruptivas que los medios cubran y la gente comparta. ¿Cuáles son los malos contenidos? Los que no tienen una continuidad en su mensaje, los aburridos, llenos de estereotipos o que abusan de los bancos de imágenes. También, los que son exactamente iguales a los de su competencia, donde lo único que es diferente es el cierre del logo. 

En internet, la gente recibe miles de impactos al día, más los del mundo offline suman más de un millón al año. El 95% de los impactos son basura, lleno de mensajes funcionales que no aportan valor alguno. Si estos contenidos desaparecen nadie lo notaría, lo mismo con tu marca. Honestamente querido anunciante, si hoy dejas de hacer contenido, ¿se notaría?, ¿alguien lo extrañaría?

Trabaja en una diferenciación. Arriésgate en generar propuestas de contenido que tu competencia jamás haría y haz que te vean, te sigan, y en consecuencia te compren.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL