La gentrificación es un concepto relativamente nuevo. Desde 1964 empezaron a surgir cambios, evoluciones y renovaciones en los viejos y deteriorados barrios de Londres. Así nació la re colonización de la alta burguesía en las zonas urbanas deterioradas y olvidadas de las grandes ciudades.

El término “Gentry” en inglés es entendido como lo relativo a la alta burguesía. En sí, la gentrificación es la recuperación, limpieza y evolución constructiva y positiva de las zonas urbanas que en el pasado eran vistas como feas y descuidadas para ponerles un toque hip y cool. Este concepto es una mezcla entre la sociología, la arquitectura, la nueva urbanización y la mercadotecnia de calle.

¿Por qué las ciudades de gentrifican?

Principalmente por tres situaciones: el espacio insuficiente de las grandes ciudades, por la recuperación del espacio público y por el hambre de mayor territorio renovado de las tribus urbanas.

El proceso de la gentrificación es complejo y requiere de mucho tiempo. Es un ciclo vital, social y tribal. Las grandes ciudades son entes vivos y poco a poco y con ayuda de los grupos sociales crecen, enferman y se recuperan como cualquier ser humano.

En un primer término para que se genere la gentrificación es necesario que la población explote. Así los nichos urbanos se desgastan, se saturan y provocan una migración de los ciudadanos a las periferias y suburbios de las grandes ciudades. Así se desarrolla el proceso.

Una vez que las personas “huyen” literalmente de las ciudades. Algunos espacios o zonas se quedan vacíos y se van deteriorando por falta de mantenimiento y movimiento de gente. Así de pronto, las grandes ciudades se regeneran de forma automática y natural. Se revitalizan. Poco tiempo después llegan a este lugar ciudadanos con ideas nuevas y reviven estas zonas olvidadas. Entonces de ser un barrio con una imagen de viejo, inseguro y descuidado, se convierte en un lugar destino para muchos más habitantes.

¿Por qué la gentrificación atrae a las tribus urbanas?

Por que así, las tribus urbanas no se sienten anónimas en las grandes ciudades y se agrupan en los centros de gentrificación.

Las tribus urbanas se convierten en neo colonizadores automáticamente y sin necesidad de estados o gobiernos locales recuperan zonas que antes no eran óptimas para vivir y convivir. Algunos ejemplos ganadores de gentrificación son barrios como Soho, Meatpacking District en Nueva York, Brixton en Londres y la colonia Condesa, la Roma o Juarez en la Ciudad de México.

La gentrificación es un proceso natural social en las grandes ciudades y las marcas y gobiernos pueden usar este fenómeno para comunicarse mejor y hablar naturalmente con sus ciudadanos y tribus urbanas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anterior¿Qué necesidades resuelve la promoción de productos?
Artículo siguienteEl límite de lo políticamente correcto
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.