El periodismo es una de las profesiones más enriquecedoras que existen. La pasión por informar la noticia, justo en el momento que sucede genera gran satisfacción. Sin embargo, en muchos países se ha convertido en una profesión peligrosa. De acuerdo con periodistas sin fronteras 65 periodistas fueron asesinados en 2017; 55 hombres y 10 mujeres.

México y Siria son los países más peligrosos para ejercer el periodismo, ya que en el mismo año 11 periodistas fueron asesinados en México y 12 en Siria. En lo que va del año, en México han sido asesinados seis periodistas y en el mundo al menos 35, según datos de la misma fuente.

Aunado a eso, existe un número indeterminado de profesionales de la comunicación que han sufrido vejaciones, maltrato u acoso mientras están haciendo su trabajo. En eventos deportivos es muy común que experimenten este tipo de situaciones.

Por ejemplo, Inés Sainz en 2010 sufrió de acoso en el vestidor de los Jets de Nueva York. La directiva de los Jets y la NFL ofrecieron una disculpa a la reportera.

En el torneo de Grand Slam Roland Garros, disputado en Francia, la periodista Maly Thomas sufrió acoso en vivo de un tenista francés de nombre Maxime Hamou. Tras los hechos, el tenista fue expulsado y vetado de por vida del torneo.

En la final de la Concachampions donde ganaron las Chivas rayadas de Guadalajara a su similar de Toronto, un aficionado acosó a la reportera María Fernanda Mora que estaba en un enlace en vivo.

En Francia, luego de un partido del FC Barcelona, una periodista sufrió el acoso de varios aficionados alcoholizados al terminar el encuentro. Ella fue firme y los reprendió, sin embargo son situaciones que no deberían ocurrir.

En un caso reciente, durante la Copa del Mundo de Rusia 2018, la periodista colombiana Julieth González fue acosada por un aficionado en plena transmisión en vivo.

No solo las mujeres sufren acoso, sin embargo la sociedad lo ve de manera diferente.

Como protesta, en Brasil reporteras brasileñas se unieron para generar la campaña #DeixaElaTrabalhar para erradicar el acoso.

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL