En los últimos años, el e-commerce ha registrado un crecimiento importante, canal de venta que ha sido impulsado gracias a las diversas acciones emprendidas por empresas para mejorar la experiencia de compra, así como por una mayor familiaridad con este tipo de comercio.

Y si de sectores que más impulsan este canal de venta se trata, el sector millennnial sigue siendo el más asiduo a compras digitales en México. De acuerdo con datos de Linio, el 42 por ciento de los shoppers en línea son de una edad entre los 25 y 35 años, lo cual hace de este grupo poblacional el de mayor participación en e-commerce.

Otro factor clave en el crecimiento del comercio electrónico en el país es el uso de dispositivos móviles como medios de compra de bienes o servicios, pues ante las múltiples opciones que brinda un smartphone, así como la conveniencia, hace de este artículo un medio clave en la adquisición de productos vía Internet.

Áreas de oportunidad

A pesar de que, a nivel regional, México no es el primer país en número de ventas y transacciones, sí es de los más importantes y de los que, año con año, crecen de manera considerable.

No obstante, aun hay personas que se encuentran escépticas a participar del e-commerce, algo que no necesariamente se vincula con una cuestión de precios en productos, sino en temas de seguridad de datos y pagos, pues según datos de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), el miedo a ser defraudados y la falta de confianza al dar información personal, siguen siendo obstáculos para las ventas en línea en el país (77%).

Ante este contexto, ¿qué áreas de oportunidad tiene el comercio electrónico a nivel nacional?

Según Abelardo Lara, country manager de Veeam, hay tres a las que las empresas deben prestar atención.

  • Seguridad en transacciones: para atender esto es necesario que se cuente con tecnologías que permitan el resguardo de información personal, así como de un manejo adecuado que favorezca la disponibilidad de datos cuando el retailer u otra empresa lo requiera.
  • Logística y distribución: hacer las entregas en tiempo y forma sigue siendo un reto, por lo que se sugiere realizar una gestión inteligente de datos de los clientes, pedidos, inventarios, entre otros aspectos, esto mediante la automatización del manejo de información, tanto del cliente como de la propia empresa.
  • Experiencia del cliente: para mejorar esto, es importante que los retailers se apoyen en datos que les permitan llevar a cabo análisis predictivo, lo cual les permita anticiparse a hábitos de compra y sigan siendo relevantes para sus clientes.

Te puede interesar:

E-commerce: ¿Cómo conservar la preferencia y confianza del cliente?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL