Como dijo la mismísima Simone de Beauvoir: “Escribir es un oficio que se aprende escribiendo”… y no hay nada más cierto que eso.

Más columnas de Raúl Fautsch:
La especialización es para los insectos; oda al marketero creativo
4 insights que nos dejan las estrategias de marketing digital de la NFL
El Storytelling en el Marketing Digital
Carta a Santa Claus para tu estrategia digital 2015


Nunca he conocido a alguien que le guste escribir pero que no disfrute leer. Son dos cosas que van de la mano. De hecho, puede ser que no te guste mucho escribir, pero si eres una persona que tiene el hábito de la lectura, tarde o temprano intentarás hacerlo. O por lo menos se te va a antojar bastante.

También conozco a mucha gente que no le gusta escribir ni leer… No importa si disfrutas hacer una u otra, la realidad es que cuando escribes acerca de lo que haces te resulta bastante sencillo. Hoy por hoy, para llevar bien una marca, necesita tener un blog. Da igual si es de una micro o macro empresa, lo necesitas.

¿Para qué o por qué?

Según el estado del inbound marketing, las empresas que invierten recursos en su blog son 13 veces más propensos a generar leads en sus páginas o assets digitales. El blog es el corazón de las estrategias digitales, es el punto de encuentro en donde las marcas o empresas pueden generar relaciones a largo plazo con sus clientes y establece la voz de autoridad en determinado rubro o nicho. La importancia de generar contenido propio no se puede pasar por alto, no importa el tamaño de tu empresa o cliente.

Tal vez piensas que para escribir un blog necesitas haber tomado un curso de narrativa con Tolstoi y desde el más allá… no. La escritura de industria tiende a ser bastante ligera, pues buscas entretener a los clientes potenciales y además responderles preguntas que les importan, no darles clases de propiedad idiomática o de vocabulario dominguero. Así que no te preocupes, un blog de nicho es bien sencillo.

Para escribir un blog necesitas, antes que nada, responderte 3 preguntas primordiales:

  1. ¿Qué preguntas de tu industria nadie se atreve a responder? Existe un cierto número de tabúes en la industria que sea, preguntas que normalmente nadie se atreve a responder. Tal vez que un cierto servicio o producto funcionan pero de una forma que nadie lo explica bien. Tendrás un mundo de seguidores si respondes esas preguntas que nadie más se atreve a hacerlo.
  2. ¿Con qué cosas la mayoría de la gente en tu industria no está de acuerdo contigo? Esta segunda pregunta siempre se la hace Peter Thiel, fundador de PayPal e inversionista de Facebook, a emprendedores que buscan ideas que cambien el mundo de los negocios. La pregunta está diseñada para extraerles del cerebro ideas disruptivas e incómodas que desafían el status quo. Al responderla, te encontrarás con que muchas cosas de tu industria que son comúnmente aceptadas como un hecho, a veces ni siquiera son ciertas.
  3. ¿Qué crees que ocurrirá en el futuro que otras personas en tu industria consideran improbables? Eres maestro de tu industria, y dejarás sorprendidos a todos tus lectores cuando les muestres toda tu sabiduría. Trata de pensar en escenarios futuros posibles, pues los consumidores tienden a la paranoia de no saber si un producto o servicio funcionará o no.

Una vez que respondas esas preguntas empieza a escribir y recuerda que el éxito online siempre ha estado basado en la creación del buen contenido.

Trata de siempre llevar un cuaderno contigo. O bueno, siendo realistas… cada vez que se te ocurra una idea abre el icono de notas en tu celular y escríbela ahí. Así te aseguras que después no se te vaya.
También puedes aplicar un consejo de Hemingway: “Escribe borracho; edita sobrio”.

Te puedo decir que, si entiendes cómo funciona tu cerebro, jamás necesitarás buscar cómo escribir. Y me refiero a que le inyectes tu personalidad a cada palabra. El tono en el que escribas depende de cada industria, pero no olvides que a la gente le gusta tratar con personas, no robots. Platica con ellos, escribe como si estuvieras en un café con un amigo.

Estamos en la era de la información, jamás te quedarás sin ideas. Abraza el enorme poder que tienes en Internet y úsalo para el bien. Conviértete en Obi-Wan Kenobi y usa el buen lado de la fuerza.

Escucha bien a la gente, analiza lo que quieren. Ellos mismos te darán las respuestas que después vas a escribir.

Nunca dejes de cuestionarte esas tres preguntas y las ideas jamás dejarán de fluir.

Anda, tus lectores te están esperando. Es escritura ligera, no necesitas ser Hemingway

Sígueme en twitter @fautsch

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL