Por: Erika Fonseca
Twitter: @erfonseca
email: [email protected]

No serí­a igual. El mundo después de Photoshop, es otro. A veces me pregunto si la esfera de ilusión, que crea para todos, ¿será demasiado nociva? Vivimos en un mundo de ideales inexistentes. Literal.

En el mundo sin photoshop, no podrí­amos saborear una hamburguesa, pastel o helado con sólo ver su foto.  No podrí­amos “ver” contrastes de luz, atardeceres sutiles, volúmenes, sombras y gamas de color tan vivas, que sacuden el alma.

No podrí­amos ver la mayor parte de los ojos claros. No creerí­amos que las mujeres que viven en el mundo de la farándula son perfectas: con pieles sin manchas, cicatrices, puntos negros o celulitis. No creerí­amos, que cualquier dejo de curva, lejos de ser sexy ahora es juzgado o mejor dicho, visto, como sobrepeso.

En el mundo sin photoshop, no buscarí­amos la perfección, la simetria griega, y la ausencia de grises. El mundo sin photoshop pareciera entonces, un mundo casi mediocre, lleno de puntos medios, luces con volúmenes indeseables y basicamente imperfecto.

Photoshop ha tenido muchas conquistas, una de las más impresionantes, desde mi punto de vista, fue la conversión de colores luz (RGB, por sus siglas en inglés) a separación de color. Hoy por hoy, nadie lo valora, pero el algoritmo creado para hacer la conversión es impresionante. Antes, hace años, el cambio era tal, que daba miedo convertir sin dominar el tema colorimetria. Hoy, como en muchas otras cosas Photoshop ha evolucionado. Su evolución ha sido impresionante para quienes lo hemos visto “crecer”.

El mundo sin Photoshop, serí­a completamente distinto. Los que vivimos haciendo publicidad lo sabemos, pero ¿y el resto del mundo? El único gran pero que le veo a un buen retoque y al Photoshop, son las expectativas que crea en los consumidores finales. La foto original, tiene realmente poco de la original. Luces, sombras, contrastes y foco, nos hacen ver un universo completamente perfecto e inexistente.

Me declaro una fan acérrima del Photoshop, pero ¿en qué momento vamos a caer de la nube para toparnos con una realidad, que nunca tuvimos?

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL