Por: Erika Fonseca
Twitter: @erfonseca
email: [email protected]

Existen dos terminos relacionados para definir dos conceptos cercanos: leíble (que se puede ver, -“legibility” en inglés-) y legible (que se entiende al leer, -readability en inglés-).

Si uno hace búsqueda en la real academia española, leíble y legible son prácticamente sinónimos, por ello cito las palabras en inglés que definen conceptos diferentes.

Efectivamente, no es lo mismo que algo sea lea, se vea; a que se pueda leer y entender. En las grandes ciudades estamos tan acostumbrados a estar tan bombardeados de diferentes tipos de mensajes, que creo que la mayor parte de nosotros ya no razonamos los anuncios, no los vemos.

¿Recuerdan algún espectacular que les haya llamado la atención?

Es este el marco donde, sentada frente al muppie me pregunto si alguien realmente ve y entiende las imágenes dentro de una tipografía. Es decir: ¿Verdaderemente se puede leer el mensaje? tanto del texto cómo de las imágenes… No creo.

Es un hecho que, gracias al internet, cada vez más, leemos menos; la publicidad invade espacios y ahora practicamente todo, se convierte en un escaparate. La teoría de “bombardear” con muchas imágenes de una marca para permanecer dentro de la mente del consumidor ha cambiado brutalmente.

Creo que tenemos que regresar un poco a los básicos: Antes de que algún producto de diseño cumpla con los requerimientos o  gustos estéticos del cliente, de que tenga un look de “moda” o de que pueda adaptarse a algún formato, primero debe de poder comunicar el mensaje básico para el que fué creado.

Si no comunica, sino se puede leer, en el sentido de “entenderse” por sí mismo, entonces, no cumple con su objetivo primordial: comunicar.

Y de pronto, la reflexión es: si un producto de diseño no se lee y no comunica,  ¿vende? ¿funciona? ¿sólo está ahí para buscar intentar pregnar la mente del consumidor? dudo que lo logre. Estoy convencida, de que si un producto de diseño no cumple con su objetivo primordial, no logrará ni fijarse en la mente del usuario final, ni comunicar. Al final del dia, cualquier producto que no se pueda leer como un gran todo, será un desperdicio de dinero.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL