La lucha entre los proveedores de correo electrónico (Yahoo, Outlook, Gmail, AOL) y los llamados spammers (los que mandan correos no solicitados) sigue con gran intensidad.

Por un lado, los proveedores de correo quieren que a los usuarios sólo les lleguen los mensajes que les interesen, en tanto los spammers buscan enviar ofertas a todos los usuarios posibles, aunque ni siquiera los conozcan.
Resultado de esta fricción es que ahora vemos en las bandejas de entrada de los correos carpetas como en Gmail de compras, finanzas, social o promos, en las que, de forma automática y basado en el contenido de los mensajes y si el usuario los abre o no, agrupan los mensajes sin que lleguen a la bandeja de entrada.

Es muy probable que, si un correo no llega a la bandeja de entrada, nunca sea visto, menos aún abierto. Sin que sea clasificado como spam, se convierte en correo gris.

Los spammers por su parte se esfuerzan en conseguir direcciones de correo electrónico válidas para hacer sus envíos.
Mejor costo-beneficio

A pesar de estos inconvenientes, el correo electrónico sigue siendo el medio que trae el mayor retorno de la inversión, de acuerdo con diversas fuentes, por cada dólar que se invierte, se obtiene una ganancia de 30 a 40 en promedio.
Esto varia por industria y por tipo de campaña sin embargo es un excelente número tomando en cuenta que las redes sociales, que empezaron siendo una excelente opción casi gratuita para promoción digital, hoy han estado elevando sus precios de manera consistente.
Debido a ese aumento en los costos de los anuncios pagados en redes sociales, el correo electrónico está teniendo un renovado auge como canal de comunicación con los clientes.

Construcción de listas de contactos

Aunque el costo es menor y la efectividad tiende a ser mayor, el principal problema al que nos enfrentamos cuando queremos hacer campañas de correo electrónico es que no tenemos a quien enviarle los correos.

Para enviarlos y evitar ser categorizados como spammers, necesitamos una base de datos de contactos sana.

Por sana quiero decir que los datos sean de personas reales, que hayan estado o estén interesadas en mi producto.

Compra de bases de datos

Cuando adquirimos bases de datos de terceros corremos el riesgo de ser penalizados por los proveedores de correo electrónico por enviar mensajes no solicitados.

En otros países del mundo ya es ilegal enviar mensajes no solicitados, pronto lo podrá ser en México así que hay que asegurar que sólo le mandemos comunicaciones a personas que expresamente aceptaron recibirlos.

Trampas para correo basura

Muchas veces, éstas bases de datos contienen direcciones abandonadas que los proveedores de correo convierten en trampas de correo basura. Si estas direcciones inactivas reciben mensajes de correo, quien los envía se califica como alguien que manda correos no solicitados y se marca de esa forma.

Con el tiempo y más casos detectados donde envía correos a direcciones inactivas, se va afectando la reputación de quien manda. El resultado es que los mensajes ya no se envían por completo hasta llegar al bloqueo total y la incapacidad para enviar correos.

Tener una base de datos es un proceso permanente, las personas dejan de responder, abandonan direcciones de correo o cambian de trabajos. Para eso hay que mantener una política de higiene en la base de datos.

Higiene de base de datos

Idealmente sólo deberíamos comunicarnos con las personas que sí abren mis comunicaciones y hacen clic en las ligas que incluyen. Eso es un indicador de que les interesa el contenido que les mando.

Por eso hay que estar pendiente de la actividad de mi base de datos para ir marcando a los contactos que se dan de baja, no abren mis mensajes o no los reciben debido a que los dominios de correo los rebotan.

Rebote de correos

Los correos rebotan de forma temporal (soft bounce) o permanente (hard bounce):

  • Rebote temporal es cuando la dirección de correo es válida, como en [email protected] punto com; pero la bandeja de entrada está llena, el correo es demasiado grande o el servidor de correo no está disponible
  • Rebote permanente sucede si la dirección de correo es inválida; [email protected] punto com o la dirección no existe

Dependiendo del caso, hay removerlos de la lista de envíos para no seguirles mandando mensajes que los molesten o que simplemente ignoren.

Con las direcciones que dan un rebote permanente hay que eliminarlas, pero las que tienen rebotes temporales hay que seguir intentando al menos 3 veces.

En el caso de las direcciones que no tienen actividad, se puede hacer una campaña de re-activación para tratar de interesarlos con contenido nuevo o alguna oferta, si no funciona, habría que quitarlos de mi lista de envíos.

Menos debería ser más

La mejor practica sería sólo enviar mensajes solamente a los usuarios que verdaderamente están interesados. De esta forma el beneficio sería por dos partes:

1. Menor costo para la creación y envío de mensajes
2. Una base de contactos sana, con actividad y clientes contentos

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL