Recientemente, muchas de las religiones están en apuros. Todos sus paradigmas se van cayendo poco a poco. Su mercadotecnia está perdiendo sentido. Como palabras de un discurso retórico en un actor o político sin concentración.  

¿Cuál es el papel de una religión en el estilo de vida de los clientes en la actualidad?

Es muy predecible, una religión tiene que conjugarse perfectamente con el estilo de vida diario de las personas actuales. Tener sentido común y lógica. Lo que actualmente está sucediendo es que las religiones desentonan con la vida real de las personas y en lugar de impulsarlas, generan una resistencia y un lastre para crecer. Las religiones también generan desiciones de compra, tanto de productos, como de estilo de vida. Generan facturación positiva y de culpa en la sombra.

La doble moral que promulgan las religiones generan miles de millones de dólares en facturación de cosas prohibidas. Indirectamente hacen millonarios a sus contrincantes y rivales de pensamiento. Su ideología cerrada hace que se generen grandes ganancias al encubrir situaciones que no son permitidas. El día que los líderes mundiales de las religiones caigan en cuenta que al modernizarse realmente ganarán más seguidores, capital social y dinero. Ese día, cambiaran sus paradigmas y sus iglesias, las harán más incluyentes y relevantes. Más millonarias en seguidores. Muchos falsos líderes sólo hacen acciones retóricas de RR.PP para hacer como que cambiaran y no realmente cambiar. Quizá ya lo saben, pero juegan a dos bandas, como muchos seres humanos.

¿Cuáles son los 10 pasos para sobrevivir si fundaste una religión y mejorar tu imagen?

  1. Sé tolerante e incluye a los seres humanos como son y con las preferencias sexuales que los contienen.
  2. Tu mercado se mide por la simpatía y el nivel de satisfacción de tus seguidores. Si están contentos, se quedarán, si no lo están, te olvidarán y te sacarán de su vida.
  3. Deja de ser retórico y predica con el ejemplo de tu religión. Sé congruente, como las marcas más exitosas.
  4. Cambia todos los días.
  5. Vive y entiende a tus clientes o feligreses.
  6. Deja de atacar y genera movimientos positivos.
  7. Sé espiritual de forma integral y no sólo de forma. Forma es fondo y fondo es forma.
  8. Se real como la vida misma. Como la viven los que respiran a tu alrededor.
  9. Disfruta tu lado obscuro porque es parte orgánica y natural de tu esencia. Lo malo está bien y es malo que todo sea bueno.
  10. Grita tu verdad auténtica.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anterior¿Cuáles son las tendencias del Content Marketing?
Artículo siguiente¿Cuáles son las marcas más elegidas del mundo?
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.