• Una marca encontró a manera perfecta de combinar el nuevo etiquetado: Coca-Cola. Un consumidor fue quien notó el cambio.

  • Las marcas deben advertir sobre el contenido nutrimental que contienen, como parte del nuevo etiquetado.

  • El packaging es la carta de presentación del producto, la primera y definitiva imagen que se llevará el consumidor .

La Ley General de Salud en materia de etiquetado, como parte de la NOM-051-SCF/SSA1-2010, indica que las marcas deben advertir sobre el contenido nutrimental que contienen, como parte del nuevo etiquetado, por medio de sellos especiales diseñados con leyendas como “Alto en azúcares”, “Alto en grasas saturadas” o “Alto en calorías”.

Esto tiene un impacto inmediato ante los ojos del consumidor, sobre todo porque los empaques suelen ser coloridos y atractivos, llamativos, para que en retail de inmediato capten la atención y los elijan sobre otros.

En contraste, los avisos son de color negro con blanco, así que es muy notorio cuando un producto tiene altos azúcares o altas calorías.

Te recomendamos:

Sin embargo, una marca encontró a manera perfecta de combinar el nuevo etiquetado: Coca-Cola. Un consumidor fue quien notó el cambio al adquirir uno de los productos de la refresquera, secundado por otros que indican que incluso se les antoja más.

Este puede ser un camino que resulte efectivo para las marcas, aunque por su puesto que el ideal es que los ingredientes sean mesurados y vayan en pro de la salud de los consumidores.

No es la primera vez que la marca encuentra un espacio para marcar terreno en materia de empaque. Cabe recordar cuando Coca-Cola lanzó latas con nombres de personas y de inmediato consiguió ventas mayúsculas, gracias a la personalización.

Lo destacable en este sentido en marketing e la relevancia del empaque, que puede hacer la diferencia desde la primera impresión.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL