Durante los últimos meses hemos sido testigos de algunos retailers que han optado por cerrar sus puertas, debido a la falta de adaptación a las nuevas exigencias de su target. Ahí están tiendas como Aéropostale o American Apparel.

Pero el escenario no es tan catastrófico, pues hay retailers que han sabido adaptarse y posicionarse en el gusto de su público objetivo, por ejemplo Mango. De acuerdo con información emitida por la compañía, cerró el ejercicio fiscal 2015 con unas ventas de 44,213ºº millones de pesos, lo que supone un incremento del 15.3% respecto a 2014 cuando vendió por valor de 38,323 millones y creció un 9,3%.

La clave de este crecimiento en ventas ha sido la progresiva consolidación del proyecto de transformación comercial en el que el grupo ha invertido 22,800 millones de pesos en los últimos tres años y que le ha permitido ampliar en más de 300.000 m2 la superficie de venta mediante la apertura de 164 megastores.

En 2015, el 81% de la facturación de Mango correspondió a la actividad internacional y el 19% restante al mercado nacional. En España, donde proporcionalmente se concentra el mayor número de megastores (25), la facturación creció un 20,1%, hecho que avala la validez de la apuesta por este nuevo formato de tiendas.

El concepto megastore inició en 2013. Estos puntos de venta ofrecen todas o gran parte de las líneas del grupo (Woman, Man y Kids), mejorando la oferta y la experiencia de compra de los clientes, según el retailer. En 2015 se abrieron 63 megastores, finalizando el año con un total de 164. Entre los nuevos proyectos destacan las flagship stores inauguradas recientemente en Milán (Corso Vittorio Emanuele), Barcelona (Las Ramblas) o Dublín (Henry Street). En 2016 se prevén 45 nuevas aperturas. A cierre de 2015, Mango dispone de 2.730 puntos de venta en 109 países con una superficie de venta global de 804.500 m2, unos 100.000 m2 más que el año anterior.

La facturación de la venta online siguió incrementando su peso relativo en el conjunto del grupo y, al cierre del año, ya suponía el 10,7% de las ventas totales. En concreto, este canal vendió por valor de 4,446 millones de euros, un 27% más que el año anterior. Mango vende a través de su plataforma online en 83 países. En 2015 la expansión se centró en Sudamérica, Asia y África, con el objetivo de poder completar la oferta de producto en países donde la marca ya está establecida mediante tiendas físicas. Los últimos mercados en los que se ha instalado son Egipto y Sudáfrica, de manera que la marca ya está presente en los cinco continentes.

Durante 2015, MANGO ha seguido apostando por su estrategia omnicanal, basada en situar al cliente como eje de todas las iniciativas. Ejemplo de ello es que el pasado año alrededor de 600.000 clientes recogieron en tienda los pedidos que habían hecho a través de Internet, así como hecho de que se llevaron a cabo más de 540.000 pedidos desde tiendas físicas a través de iPad.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL