• Burger King responde a qué se refería con “A quién le gusta la hierba” en Twitter.

  • Detrás hay una estrategia de marketing viral para promover su nueva campaña sobre alimentación de sus vacas para emitir menos metano.

  • Para esta estrategia, Burger King contó colaboración de científicos de la Universidad Autónoma del Estado de México y de la Universidad de California.

Cómo olvidar ese video de La Llorona rondando Avenida Reforma en la Ciudad de México, cuando llegó a la viralidad, Cerveza Victoria, a cargo de Edson Loyola en ese momento, marcaba pauta en las acciones de marketing en México. En el mundo, una marca que establece tendencias es Burger King, que ejecutó una estrategia similar con un tweet viral interpretado cómicamente.

Ayer por la tarde la marca fue tendencia en Twitter por preguntar literalmente: “A quién le gusta la hierba”. Miles usuarios de la plataforma interpretaron el tema como una referencia a la marihuana y otros como un hackeo a la cuenta, pero la realidad es que el marketing siempre está detrás.

La firma logró su cometido: viralizar sus publicaciones haciendo creer ambas cosas a los consumidores, para una vez que tiene la atención, lanzar una nueva campaña entre manos.  La cadena de hamburguesas dice que realmente se refería a la hierba que comen sus vacas.

Y es que ha cambiado la dieta de algunas de sus vacas para que emitan menos gases, para limitar los aportes de los bovinos al cambio climático: agregándole la hierba Cymbopogon,  lo que parece simple pero logra reducir las emisiones diarias de metano en 33 por ciento.

Las emisiones de gas invernadero del sector agrícola constituyeron el 9,9 por ciento de las emisiones totales de EU en 2018, según la EPA.

Te recomendamos:

Orgullo mexicano

Burger King contó colaboración de científicos de la Universidad Autónoma del Estado de México y de la Universidad de California en Davis, ensayó y desarrolló su fórmula de agregar 100 gramos de la hierba, conocida por su olor a limón, a la dieta diaria de sus vacas. La ciencia dice que las hojas de la hierba limón ayudan a las vacas a liberar menos metano al digerir su alimento.

Finalmente, la compañía presentó su Whopper elaborada con carne de vacas que redujeron sus emisiones de metano en restaurantes de Miami, Nueva York, Austin, Portland y Los Ángeles.

En tanto, su rival, McDonald’s tiene alternativas a la carne en sus menús, con el mismo objetivo, el de reducir su emisión de gases de invernadero, esperando prevenir la emisión de 150 millones de toneladas de gas invernadero a la atmósfera para 2030.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL