Para probar la teoría de que las barbas y los bigotes, que predominan mucho en los hombres hoy en día, no superan a una cara bien afeitada cuando se trata de obtener la preferencia de las mujeres, Gillette y Tinder realizaron una creativa acción digital.

Más notas relacionadas:
Divertida activación digital navideña por parte de Bonafont
6 elementos comunicativos que debe tener una activación digital
5 puntos para que una activación se convierta en una acción digital

Se dio seguimiento a 100,000 usuarios anónimos de Tinder para ver qué grupo registraba más deslizamientos a la derecha, confirmando la preferencia de las mujeres: aquellos hombres cuyas fotos los mostraban con vello facial desarreglado, o aquellos que estaban bien arreglados o bien afeitados en su foto de perfil.

Al final, los hombres bien afeitados dejaron atrás a sus compañeros desaliñados, al lograr el 74% del total de los deslizamientos a la derecha y un 37% mayor de coincidencias.

Pero la investigación no terminó ahí.

Se les pidió que continuaran utilizando sus perfiles existentes de Tinder sin cambiar sus hábitos, figura o forma de ninguna manera. Se les dijo que conservaran sus fotos de perfil con vello facial durante una semana, pero que quitaran todas a la siguiente semana y que publicaran nuevas fotos de sus caras recién afeitadas. ¿Los resultados? En promedio, los hombres vieron un aumento del 19% en los deslizamientos a la derecha después de afeitarse, con casi una cuarta parte de los sujetos que vieron al menos un aumento del 60% en los deslizamientos.

Gillette

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL