Prosumers al poder

Por Joan Alvares Lamarca

joan-alvares.jpg Demasiados directores de marketing, demasiados publicistas, todaví­a hablamos de “nuestro público”. Publicitariamente hablando, hoy los conciertos de éxito son aquellos en donde la marca baja del escenario para cantar junto a su gente.

Si tuviera que resumir en un hecho todo ese cúmulo de circunstancias que han alterado a la comunicación en menos de una década (fragmentación de las audiencias, transformación digital, revolución 2.0, aparición de los social media,”¦) me quedarí­a con el siguiente: el cambio de un consumidor-espectador a un consumidor-protagonista.

La aparición del prosumer, el consumidor harto de escuchar sin ser escuchado, acaba con una era en la que las marcas tení­an “”o si más no, sentí­an”” un control casi absoluto sobre su comunicación. Hoy el consumidor puede/sabe producir contenido paralelo a cualquier campaña publicitaria. A veces más exitoso, en términos de repercusión, que la propia campaña original.

Un mero video doméstico en YouTube puede arruinar, reforzar o hacer saltar a la gloria cualquier estrategia comercial. Intentar recuperar el control sobre el consumidor es tan absurdo como frustrante. Quizá porque la relación ya trata de prometerle nuestro amor a cambio de su fidelidad sino de establecer una conexión í­ntima y emocional.

Contacto: [email protected]

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL