Una marca es lo que denota la identidad de una empresa, y por ello tener una buena imagen es crucial para mantener su presencia y ser de fácil identificación por parte de los consumidores.

Puede ser que, en un inicio, la concepción de tu marca haya respondido a las necesidades actuales de la época y quizá guarde un diseño específico, colores que se adecuaban a la época o un slogan que conectaba perfecto con generaciones anteriores de consumidores.

Sin embargo, las generaciones de clientes, así como sus hábitos de consumo, intereses, y la propia industria en la que cierta marca está inmersa también sufre modificaciones que pueden ver viable la posibilidad de hacer un rebranding o rediseño de logo, todo con el objetivo de mostrarse más fresco y adecuado para la época actual.

Pero hacer cambios drásticos de un momento a otro no siempre es una buena opción, y más cuando estas acciones pueden vulnerar la imagen de tu marca, y afectar la conexión y familiaridad que tiene el target con tu brand.

Para no caer en la tentación de estar a la moda o hacer un cambio de imagen, sin tener objetivos claros desde el inicio, evita cometer los siguientes 6 errores que podrían no favorecer tu negocio.

No ser consistente entre lo que se es y lo que se muestra como imagen

La consistencia comienza con la coordinación de tus materiales visuales en todos los lugares donde se presenta tu marca, es decir, tu sitio web, redes sociales, anuncios, materiales impresos, spots publicitarios, entre otros.

Depender de las actuales tendencias de diseño

Si tu cambio de imagen se guía por una moda, lo único que sucederá es que tu marca, como cualquier tendencia, también pasará de moda. Evita que tu branding se enfoque en lo que actualmente rige al diseño y mejor opta por darle a tu empresa una imagen que perdure por años.

Olvidar el origen de tu marca

Omitir lo que detonó el éxito de tu brand podría desviarte del camino correcto, es decir, se sugiere que tu imagen no pierda la esencia que la llevó a la cima y la colocó en la mente del target porque eso, en lugar de ayudar, podría perjudicar el vínculo existente con entre marca y consumidor.

Denotar asociaciones incorrectas

Es decir, que tu imagen y alianzas que tengas se hagan con marcas, productos o personas incorrectas que, lejos de beneficiar, dañen la imagen de tu marca.

Por ejemplo, tratar con influencers es una buena estrategia, siempre y cuando la persona sea compatible con los valores de marca y tengan objetivos en común.

Pensar que tu marca sólo se quedará en un nivel local

Con el uso de Internet y redes sociales, es probable que tu marca salga de las fronteras del país de origen, por lo que considerar su llegada a otros lugares no es exagerado, al contrario, es mejor pensar que llegará a otro lugar y así ser más cuidadosos al momento de crear tu imagen de marca.

Usar textos en campañas que puedan malinterpretarse

En cada campaña promocional se debe prestar atención a los textos que la componen, ya que un mal acomodo de palabras, puede darse a malas interpretaciones, e incluso burlas o críticas por parte del target.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL