Ante los hackeos de más de mil millones de cuentas de Yahoo y las 55 mil de Lynda.com (empresa de Microsoft), anunciadas la semana pasada, estas son 5 propuestas para sustituir contraseñas tradicionales que, como hemos podido constatar, ya no resultan ser seguras ante piratas informáticos que van un paso o varios adelante de los sistema de ciberseguridad.

Según información de Statista, el envío de virus como gusanos y troyanos fueron la principal arma de los hackers para dañar o vulnerar correos electrónicos y equipos de computo en Estados Unidos durante 2015, con un casi 100 por ciento de los tipos de ciber ataques registrados,.

En segundo lugar esta el uso de software malicioso, con un 97 por ciento, mientras que el tercer tipo está relacionado con ataques web, entre los que se ubican robo de información de emails.

De acuerdo con Carlos Aramburu, Gerente de Consumer Intel Security, compartió las siguientes cinco opciones:

Palma de la mano

Para la aplicación de este método, se necesita de una luz infrarroja para estudiar y leer los patrones de las venas en la palma de la mano.

Autenticación multifactor

La huella digital, al igual que el reconocimiento facial, es una técnica que ya se está implementando con éxito. Esto, en combinación con una buena contraseña, es una de las soluciones más extendidas en la actualidad.

Manchas de tinta

Científicos de la Universidad Carnegie Mellon optaron por una medida de seguridad llamada GOTCHA, la cual consiste en que el usuario genere varias frases para identificar varias manchas de tinta. Cuando el usuario intente ingresar, aparecerán las manchas de tinta, junto con una lista de frases. El usuario deberá de unir la frase que ha creado con la mancha de tinta correspondiente.

Píldoras de identificación

Aunque esta solución sea un tanto futurista, ingerir una píldora de identificación puede ser un gran sustituto de contraseña. Miembros de la ex Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA por sus siglas en inglés) diseñaron una pastilla que, cuando es digerida, emite una señal de 18 bits, convirtiendo así al cuerpo en un token de autenticación.

Tatuajes de seguridad 

Esta forma de autenticación podría considerarse una segunda piel. Estos tatoos, que tienen sensores y una antena, se colocan en brazos, piernas o manos.

Quizá algunas de ellas suenen un tanto futuristas, que difícilmente pueda ser aplicadas para una cuenta de correo electrónico; pero lo cierto es que los ciber ataques cada vez son más frecuentes y ponen en riesgo nuestros datos, lo cual podría traducirse en una pérdida económica importante, robo de identidad o, incluso, llegar a algún ataque en contra de nuestra integridad.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL