En Marketing, hay un término que se refiere a la Guerra a la Defensiva, la cual está compuesta por tres principios fundamentales.

Notas relacionadas:
Diferencias entre Marketing de Guerrilla y Ambient Marketing
10 campañas de marketing que terminaron siendo un éxito
5 tips para incluir Google + en tu estrategia de marketing digital

1.- Sólo el líder puede jugar a la defensiva: Los líderes del mercado deben preocuparse por mantenerse en la cima de la industria, su forma de ganar es no perder. Ellos no tienen la necesidad de atacar a la competencia, más bien deben preocuparse por no dejar huecos que permitan el ataque del adversario. Sus máximas preocupaciones son las legislaciones laborales y promocionales.

2.- Innovación como arma defensiva: La marca líder debe innovar de forma constante para lanzar productos que hagan obsoletos a los ya existentes, conocer el mercado para satisfacer las necesidades no cubiertas o incluso inventarlas. El iPad por ejemplo no era una necesidad antes de ser creado, ahora resulta un dispositivo de gran utilidad sobre todo por sus aplicaciones, Apple como marca líder creó de la nada el mercado de las tabletas sin atacar a nadie, sólo innovando.

3.- Nunca subestimar al enemigo: Ser líder no es sinónimo de ser intocable, es necesario tomar en cuenta los movimientos de todos los jugadores en el campo de batalla, no existe rival débil, un buen movimiento lo puede convertir en una seria amenaza. El caso de Vans es un buen ejemplo, Converse dominó su nicho de mercado durante años y Vans se convirtió en una de las firmas favoritas para el público.

Foto: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL