La sostenibilidad es uno de los objetivos que vincula a una gran cantidad de minoristas y marcas a nivel mundial, que consideran crítico un desarrollo que preserve la biodiversidad. Hace algunos años la sostenibilidad hacia referencia a acciones “ecológicas”, incluso, “amigables con el medio ambiente”. Sin embargo, su significado ha sobrepasado los aspectos ambientales, llegando a involucrar la viabilidad económica de las empresas, así como su responsabilidad social.

La necesidad de optimizar cada vez más los recursos y satisfacer a las generaciones presentes, pero sin comprometer a las generaciones futuras, es un tema que ha obligado a las empresas a generar bienes y servicios innovadores pensados en el cuidado ambiental y su prosperidad económica. Sin duda, es una visión que implica un reto para ofrecer las soluciones que incrementen el valor de los bienes para mejorar la calidad de vida de sus usuarios.

Minoristas como Eroski, han adoptado este enfoque con la finalidad de entregar al consumidor productos producidos de forma sostenible, a través de su certificación de sostenibilidad Global GAP o Producción Integrada, garantiza que los productos han sido cultivados de la forma más sostenible, minimizando el impacto ambiental y, a la vez, impulsando el desarrollo del entorno.

Por otro lado, Adolfo Domínguez, a través de su campaña “Sé más viejo”, ha promovido la sostenibilidad en la moda, de esta manera dejando de lado aquellos axiomas de que solo importe “lo último, lo nuevo o lo que acaba de salir”, para dar paso al pensamiento de los más sabios, con “mejor saber de estilo que de modas”, señala el manifiesto de la campaña.

En tanto, Grupo Bimbo a través de diversas acciones logró pasar tener un consumo de 4,886,204 m2 de agua, cifra que representó una disminución del 18 por ciento en 2017 contra 2009. A nivel social, disminuyó un 15 por ciento su índice de accidentalidad, es decir, registró en el último año 400 accidentes menos en sus operaciones. En suma, realizó donaciones por 123 millones de pesos a causas de distinta índole.

De hecho, América Latina es una de las regiones donde los consumidores tienen una actitud atenta hacia los tema de sostenibilidad. Una encuesta realizada por eCGlobal Solutions revela que, 76 por ciento de los consumidores revisa que el producto se preocupe por la preservación del planeta. Mientras que, un 89 por ciento dice sentirse responsable de los productos dañinos en el mercado, por tal motivo constantemente revisan las etiquetas de los productos, y son influenciados por estas al comprar.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL