Cada que hablamos de modelos de lencería pueden venir a nuestra cabeza las mujeres extra flacas de Victoria’s Secret, así como el cúmulo de estereotipos occidentales que para bien o para mal han formado en nuestro imaginario colectivo la utopía del cuerpo ideal.

Lo que las marcas ignoran, o están empezando a comprender, es que aunque la publicidad no está divorciada de la aspiración, estrategias de marketing como el below the line destacan por generar empatía y no por alejar al consumidor al frustrarlo con algo que no siente para él o ella.

Recientemente Vicky Form lanzó su nuevo SexyBook, un catálogo que se lanza cada tres meses y que es una de las herramientas de venta principales de la marca. El detalle es que uno de los productos nuevos que la marca está promocionando en este catálogo es un brasier para disimular “gorditos”.

La idea sorprende porque la marca de la mariposa ha destacado por ofrecer prendas sexy, que no cualquiera puede usar o que simplemente no le lucen por muy sensual que sea la prenda.

Este lanzamiento para disimular los “gorditos” de la espalda suena más real y se ajusta a las necesidades de la mujer mexicana. Un acierto por eso.

Otra marca que vale mencionar es Triumph. Se trata de una firma europea que sólo se vende en las tiendas Sears. Lo interesante de su propuesta es que todos sus lanzamientos son pensados para mujeres reales.

En el siguiente video se muestra a una de las modelos principales. Una modelo que ha causado polémica en el país y que de acuerdo con la marca, ha dado muy buenos resultados a sus campañas de promoción, pues no es la mujer que esperamos ver ni mucho menos la que va a modelar una “tanta en tiras saca lonja”.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL