Faltan poco más de 30 días para que se lleven a cabo las elecciones federales, en donde 4 candidatos contienden para ganar la presidencia de México.

Adicional a este puesto gubernamental, candidatos de las distintas militancias políticas del país también participarán para ocupar uno de los 3,400 cargos que están en juego, haciendo de ésta la elección más grande registrada en México.

Ante un comicio de tal relevancia, los candidatos presidenciales han efectuado una serie de estrategias de marketing que apoye su promoción personal, así como las de su partido y coaliciones.

Dentro de estas acciones mercadotécnicas, el uso de artículos promocionales es una de ellas, y sin duda de las más vistas a lo largo de la historia de las elecciones no solo en México, sino en todo el mundo.

Artículos promocionales que llamen al voto

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional Electoral (INE), hasta diciembre de 2017, en la lista nominal están inscritos 87 millones, 879 mil 838 mexicanos, cantidad que cuenta con la facultad de emitir su voto el próximo 1 de julio, número de personas que han estado expuestas a un tipo de artículo promocional, por parte de algún partido político o candidato.

De acuerdo con el Departamento de Investigación de InformaBTL, en 2017 80 por ciento de los consumidores en nuestro país conserva y utiliza este tipo de merchandising, mientras que solo 3.5 por ciento aseguró deshacerse de ellos.

Ante tales cifras, los candidatos presidenciales tienen una oportunidad clave para que la gente no solo guarde y use los artículos promocionales que ofrezcan, sino también para recibir ciertos beneficios, como los presentados a continuación.

 

  • Favorece el recuerdo de un candidato: al igual que sucede con empresas o marcas, los candidatos también reciben como beneficio la recordación de su nombre, por parte del electorado. Al tener una playera, bolsa o sombrilla, por mencionar algunos, los contendientes buscan que su nombre, coalición y colores institucionales sean mayormente recordados, algo que puede influir en las preferencias de los ciudadanos e inclinar el voto a favor de determinado candidato.
  • Promoción partidista: al tener y portar una playera con el nombre y colores de la coalición, esto hace que el persona quien la usa promocione a determinada militancia política ante otras personas y así les sea más sencillo identificar a determinado contendiente.
  • Persuasión que incentiva el voto a favor: como sucede con marcas o compañías, que un candidato presidencial dé un artículo promocional también es capaz de persuadir, a tal grado que el votante elija el 1 de julio a la persona que aparece en una camiseta, sombrilla o gorra.

Según información publicada por el Sistema Integral de Fiscalización del INE, Ricardo Anaya, de la coalición “Por México al Frente”, es quien ha gastado más en este tipo de estrategia de marketing BTL, al haber reportado un gasto total de 8 millones 338 mil 899 pesos, solo en artículos promocionales.

Le sigue Andrés Manuel López Obrador (Morena), con 2 millones 123 mil 972 pesos, en tercer sitio José Antonio Meade (PRI) con un millón 389 mil 115 pesos, y en cuarto sitio Jaime Rodríguez “El Bronco” (23,490 pesos).

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL