Luego de casi 90 días de haber iniciado oficialmente las campañas electorales de candidatos presidenciales, resta menos de una semana para que se emita el voto y se conozca al próximo presidente de México.

Desde el periodo de precampañas y hasta el día de hoy, los 4 candidatos a la presidencia de la República Mexicana han realizado una serie de acciones de promoción y branding personal, todo ello con el objetivo de convencer al electorado de que son la mejor y única opción, y hacer que cada estrategia influya el próximo 1 de julio.

Tres candidatos por coalición y un independiente, son los que contienden en los comicios de este año, cuatro hombres que tienen como fecha límite el miércoles 27 de junio para promocionarse y hacer que los votantes los elijan.

Marketing BTL, rumbo a la silla presidencial

Los resultados en encuestas siguen favoreciendo al candidato por la coalición “Juntos haremos historia”, manteniendo al líder de la coalición “México al Frente” y al de “Todos por México” en una lucha por el segundo sitio.

No obstante, el domingo siguiente será la fecha en que se sabrá si las estadísticas realmente coinciden o no. Mientras ese día llega, a continuación enlistamos una serie de 10 estrategias BTL que los candidatos presidenciales han desarrollado a lo largo de sus campañas.

  • Artículos promocionales: playeras, gorras, sombrillas, bolsas, banderines, pulseras entre otros, son algunos de los artículos promocionales que han solicitado a agencias especializadas en su manufactura, estrategia en la que han gastado 18 millones 995 mil 549 pesos entre los cuatro, según la Unidad Técnica de fiscalización del INE.
  • Volantes: desde candidatos a alcaldes, gobernadores, senadores, y los presidenciales, mantienen este tipo de promoción como una de las favoritas, pese a que mucho de ese material impreso termina en contenedores de basura o sobre las calles.
  • Material POP: el diseño y colocación de lonas y pendones en vía pública o propiedad privada, es también una de las estrategias a las que más recurren, material POP que se caracteriza por una foto en medium shot del candidato, nombre, cargo por el que contiende, colores de la coalición así como la denominación, y alguna propuesta de campaña.
  • OOH: Espectaculares sobre avenidas y puntos clave en la CDMX y estados, al igual que vallas en parabuses, sobre camiones de pasajeros o en edificios, sigue como una de las favoritas, los cuales mantienen un diseño similar a sus pendones, con la variante de mayores dimensiones.
  • Event marketing: cada uno de los actos públicos en plazas, delegaciones, instituciones educativas, foros y otros recintos, se integran a una estrategia de event marketing que caracteriza la promoción en comicios, efectuada desde hace años.

Entre las estrategias de marketing directo sobresale la siguiente:

  • Telemarketing: a través de llamadas a teléfonos locales y celulares, candidatos de las distintas coaliciones emprendieron una campaña fuerte de comunicación y labor de convencimiento, mediante un contacto directo con el electorado.

Un alto porcentaje de los mexicanos que votarán el próximo domingo, está compuesto por jóvenes, generaciones que se distinguen por un constante uso de plataformas digitales y consumo de contenido online, situación que no pasó inadvertida por los candidatos.

  • Estrategias de SEM: Una de las sorpresas durante el primer día de campaña fue la estrategia de José Antonio Meade, basada en SEM, que si bien no fue algo nuevo, según David Gaona, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales de Marketing Digital y Social Media (ProSoMEx), sí innovó en términos de pago en buscadores de palabras clave, mismas que de acuerdo a su frecuencia de uso, lograron genera un mayor tráfico hacia su sitio web.
  • Contenido en redes sociales: Cada candidato tuvo la oportunidad de publicar videos, imágenes, estadísticas y sus propuestas completas, a través de un apartado especial en Facebook, un medio que les ha permitido maximizar su promoción, presencia, alcance y relevancia entre el electorado.
  • Marketing emocional: es una excelente manera de persuadir, ya que involucrar emociones les permite no solo convencer, sino también les facilita el análisis de sus rivales, conocer cómo los percibe la ciudadanía y rescatar insights para la creación de mensajes y comunicación en los distintos medios donde se promocionan.
  • Big Data: con la recopilación de datos, por medio del resto de sus estrategias, los equipos de cada candidato han realizado análisis e interpretación de datos que les ayuden a desarrollar campañas de mayor impacto o mejorarlas, en pro de conseguir la simpatía y voto de los mexicanos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL