Wilberto Edgar Ramos Nieves, El Serrucho, sale a trabajar conectando unas bocinas en el punto de venta. Es mexicano, de Veracruz. Cuando todo está listo, prende la música y se pone a bailar. No es el prototipo de animador rubio, no. Edgar está orgulloso de su cuerpo y de su talento en el baile, el cual es capaz de generar admiración en las redes sociales y atraer a los clientes a los negocios.

Más notas relacionadas con BTL:

La caja BTL de China
Ideas BTL: Saca al producto de contexto y vende
3 Acciones BTL de las Funerarias García López

Wilberto Edgar Ramos Nieves, es el nombre completo del animador mejor conocido como El Serrucho, quien tiene menos de 30 años y alguna vez fue locutor, narrador deportivo, hoy animador de marca que ha logrado ser viral en Internet. En una de las entrevistas publicada dentro de su página de Facebook, en la que tiene más de 6 mil 400 likes, cuenta sobre la reacción de la gente:

“¿Tu eres el chico que sales bailando?, –me dijo una amiga–, es que estás en el Face”. El Serrucho, habla de su oficio: “La verdad me divierto en lo que hago siempre, donde estoy me divierto; en cualquier trabajo, no solamente de animador. Porque en esta vida trabajas de todo…”

Edgar cuenta que animaba en fiestas, con compañeros y amigos de trabajo: “ellos pusieron lo que era el audio, luz y sonido”. Para El Serrucho pasó algo que no se esperaba: “me llevaron a los eventos y la gente pagaba porque siguiera animando. Una vez nos tocó estar más de 8 horas en un evento; comenzamos a las 6 y terminamos en la madrugada”.

Edgar se siente orgulloso de realizar sus actuaciones:

“A la gente le gusta que haya ambiente, más que nada. Yo no me visto ni me pongo peluca; nada de eso”

Edgar Ramos, El Serrrucho, es toda una celebridad. Podría haber tomado otro derrotero, otro empleo; tal vez uno más de oficina, o en el comercio. Pero Edgar decidió animar el retail, ponerle alegría y humor a la compra.


Los animadores son los nuevos merolicos y comediantes que van a las tiendas con la camiseta de la marca, haciendo bailes populares, con desenfado y talento. Se saben carismáticos y capaces de conectar con los clientes, de atraerlos al punto de venta.

Edgar trabaja para Telcel, es uno de los animadores más conocidos que se manejan cual embajadores de marca. Su target está en las tiendas comerciales como Soriana, en los distribuidores de la empresa de telefonía móvil y tiendas Coppel.


Tenía que ser veracruzano para llevar a la experiencia de marca su imagen, para sumarle valor al producto a partir de sus originales bailes. El Serrucho es itinerante, va de ciudad en ciudad y ha tenido un gran éxito en redes sociales. En Youtube ya tiene miles de visitas a sus videos, cual si sus actuaciones estuvieran hechas para el Marketing interactivo. Él es un hombre orgulloso de divertirse en su trabajo; eso se puede ver y disfruta. Edgar Ramos, El Serrucho, forma parte de una idiosincracia mexicana, festiva y llena de humor; y para entender la mercadotecnia, hay que salir a la calle, detenerse en los negocios y ver bailar a El Serrucho: un reguetón, un meneito, una huaracha.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL