Diálogos pandémicos entre dos hombres de la mercadotecnia. Lo que muchos estamos pensando en el insomnio

Este diálogo sucedió ayer por la madrugada. Entre dos hombres de trabajo que a veces tienen buenos días y malos días en este confinamiento.

1061

Este diálogo sucedió ayer por la madrugada. Entre dos hombres de trabajo que a veces tienen buenos días y malos días en este confinamiento. Uno es Paco Santamaría, consultor, conferencista, escritor, columnista y director Fundador de InTrend, the next marking y el otro, Fernando Famanía, CEO en if & Company, Presidente en KFK. Transcribo tal cual sin su permiso, lo que chateamos.

P (Paco): Estoy a punto de perder la esperanza. Y siento como que no hay salida. Dicen que habrá eventos presenciales y masivos hasta 2021.

F (Fernando): Más allá de los problemas diarios, y las preocupaciones normales de ser adulto, estoy completamente convencido que soy afortunado. Hace algunos meses viví la maravillosa experiencia de una cena completamente a oscuras, y a pesar de mi escepticismo en un inicio, culminé la velada siendo otro. No es mi intención abrumarlos con los detalles de una noche personal, ni tampoco develar la sorpresa de quién organiza dicha experiencia, así que sólo puedo comentarles lo diferente que sabe una comida de por sí grandiosa, cuándo tienes que volver más perceptivos al resto de tus sentidos a falta de uno de ellos, y lo mucho que valoras cuándo termina la experiencia el hecho de contar con la vista para absolutamente todo lo que haces.

P: Ni hablar, ¿Re inventarse o morir? ¿Qué es lo que en verdad vale la pena en estos momentos?

F: Esa noche me hizo pensar muchísimo, darme cuenta de lo malagradecidos que somos los seres humanos, y lo mucho que enfocamos de nuestras energías en situaciones negativas y carencias en lugar de agradecer por absolutamente todo lo que tenemos, la mayoría de ello (y lo más importante) sin siquiera haber hecho nada para obtenerlo.

Damos por sentadas tantas cosas, desde la salud hasta la presencia de nuestros seres queridos que sólo nos percatamos de lo afortunados que “éramos” cuándo ya es demasiado tarde… ¡suena tan trillado! seguramente hemos leído y escuchado al respecto un millón de veces o lo hemos experimentado en cabeza ajena, incluso propia sin aprender de ello. Por más que le doy vueltas al asunto en mi cabeza, no comprendo el por qué.

Me propongo y les propongo aprovechar la calidez de estas fechas para demostrar nuestros afectos y que se vuelva una sana costumbre, para obsequiar a quienes amamos algo más que presentes materiales, para agradecer a la vida y a las personas que nos rodean por cada uno de los momentos que hemos vivido y por esas pequeñas cosas que, a pesar de ser tan valiosas, nos pasan tantas veces desapercibidas.

Creo firmemente que, si ejercitáramos y ejerciéramos nuestra gratitud, la vida nos pintaría mucho mejor; comenzar a dar gracias aun cuando la vida parece complicada brinda un panorama completamente diferente de la misma; si creen que exagero los invito a contestarse cada día la siguiente pregunta: ¿qué pasaría si despertara hoy solamente con las cosas por las que di gracias ayer? Interesante, ¿no crees? Hoy en día tenemos mas tiempo VS el que hace unos meses atrás, te invito a dar por lo menos 10 gracias al día.

P: ¿Será? Ni hablar, a seguir luchando. Nunca me imaginé pasar por todo esto. Tanto fracaso, tanto reto y tanto obstáculo. Amigo, a seguir luchando. Esto si no nos mata, nos hará más fuertes. Ya duérmete.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anteriorCrayola lanza edición especial con todos los colores de piel
Artículo siguienteAhora YouTube te dirá que viste suficientes videos y que es hora de dormir
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.