Además de un bajo salario, inflación e incremento en los precios de productos, la delincuencia también ha impactado distintos PDV en la capital del país.

De acuerdo con información del Observatorio Nacional Ciudadano, publicada en El Universal, de enero a noviembre de 2017 en la CDMX se registraban diariamente entre 110 y 115 robos a negocios, 44 reportes más que en el mismo periodo de 2016.

El robo de efectivo, mercancía y herramientas de trabajo, no son lo único que se ha vuelto una constante en cada asalto, sino también la violencia con la que se ejerce el delito, lo cual ha llevado a varios propietarios de establecimientos a cerrar por tiempo indefinido.

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, señalan a Baja California como la entidad federativa con más robos con violencia a PDV del país (5,384), seguido de Jalisco con 3,339, y en tercer lugar Puebla con 3,197, mientras que la CDMX se ubica en la posición cinco con 2,468 robos.

Impacto y medidas precautorias

Un testimonio publicado en dicho diario, revela que varios dueños de ciertos negocios en la capital del país han tenido que tomar medidas para garantizar su seguridad y no comprometer su mercancía.

Rejas que cubren todo el frente de los mostradores, cámaras de circuito cerrado, alarmas, entre otras, son las acciones que han realizado para evitar ser víctimas de los ladrones, los cuales afirman no reciben castigo alguno, además de que levantar la demanda quita tiempo y no se les da alguna solución.

Entre los PDV más afectados por este delito son cafeterías, restaurantes, pollerías y joyerías; tal es el caso de La Pequeña Suiza, tienda de joyas ubicada al interior del Centro Comercial Santa Fe, que en noviembre del año pasado fue asaltada un domingo, acto en el que se reportaron disparos, pero hasta el momento ninguna persona responsable del delito.

La problemática es tal, que ha generado miedo en los propietarios, quienes catalogan este tipo de delito como uno de los perjudiciales para los negocios.

La Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE), reveló que de enero a octubre de 2017, 3 de cada 5 propietarios de negocios que la inseguridad y violencia es lo que más les afecta, por lo que han tenido que hacer gastos adicionales en formas para reforzar su seguridad.

Cabe señalar que este tipo de robo es el tercero más frecuente en el país, al haberse registrado un total de 37,959 asaltos y sustracción ilícita de bienes a negocios en 2017, sólo debajo de asalto a transeúnte y robo de automóvil, de acuerdo con Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Adicional a este tipo de robo, los efectuados en carreteras a camiones distribuidores, derivando en retraso en la distribución, también son afectaciones severas para determinados retailers y negocios.

Durante primer trimestre de 2017 se registraron 1,794 denuncias totales en el país, lo cual representa un alza interanual de 61 por ciento, siendo este el mayor incremento en robos a transportistas de mercancía desde 2008, así lo señaló un informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL