Estoy hasta la madre de estos hipsters pretenciosos que creen que lo saben todo. Me dice un amigo mío, editor de oficio y con gran trayectoria en México y España, agrega: –A ellas las violaría y ellos los mataría, son tan pretenciosos que me dan asco-.

Estamos en el límite del inicio de un gran coloquio y debate generacional, económico y laboral de entre si es verdad que las redes sociales y la vida digital sirven en realidad para ganar, facturar dinero, para comunicar, publicitar, difundir, construir marcas, personas y ganar más clientes o es un tremendo ejercicio de retórica y distracción para perder el sentido de la vida y el destino.

Noto, huelo y presiento mucho enojo latente en el ambiente en contra de los millennials y la nueva realidad de realidades: La vida digital. La gente de a pie como yo, muchas veces nos preguntamos todos los días: ¿En verdad sirven las redes sociales? ¿Para qué sirven? ¿Son aterrizaras? ¿Nos sobrevivirán? Estamos entre una guerra comercial y el debate entre los románticos analógicos y los millennials digitales, ¿quién va a ganar? No lo sé, quizá el que facture más y de mejor forma porque al final es una guerra por dinero, reconocimiento y experiencias. Muchos románticos analógicos están muy decepcionados de los millennials y hasta caen en la discriminación. Sí es verdad, muchos millennials me han traicionado y han abusado de mi confianza pero tengo una ligera esperanza en ellos: El valor de la inexperiencia y la juventud. Que son el secreto de la vida y como diría Óscar Wilde, “El verdadero secreto es la la juventud y la belleza”.

Y hablando de realidades y verdades. Los clientes ya estamos también un poco cansados de que nos cobren todo y por todo. De pagar de más.

Por ejemplo, todas las aerolíneas ya están cobrando a nivel internacional por maletas fuera de cabina. Cobran por todo. Y gurús de la inteligencia de mercado como David Lansanah, líder global de innovación de Kantar TNS, están jugando un rol estratégico de llevar el pensamiento de la innovación a los modelos, desarrollo de producto y brand experience y también personajes como Bernd Grosserohde que desde su trinchera de director global de Value management de Kantar TNS en pensamiento de innovación, nos dicen que los clientes como tendencia a nivel mundial ya no queremos más precios ocultos y exigimos regresar al origen y a lo local, ellos gritan que seamos congruentes con nuestros clientes.

Así las cosas, les comparto mi Vlog donde los entrevisto con más preguntas que quizá ustedes y yo tengamos en común.

 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anteriorEscuchar al consumidor: la clave para diseñar una estrategia de marketing
Artículo siguiente¿Qué estrategias de marketing funcionan para una marca de lujo?
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.