Luego que Coca Cola lanzara en España una campaña donde se muestran familias fuera de los convencionalismos, los españoles iniciaron un movimiento para recaudar firmas en contra de la refresquera, pues argumentan que ésta excluyó de sus fórmulas de la felicidad a las familias naturales.

Más notas relacionadas:
7 datos que marcan la historia de Coca Cola
Coca Cola te muestra cómo sería la vida si la miraras con los ojos de un perro
3 grandes rumores que giran en torno a Coca Cola

En el anuncio, llamado Familias, Coca Cola recurre a una visión actual de la sociedad en la que los más diversos tipos de familia tienen cabida: homoparentales, con roles diversos, etcétera. La idea es mostrar que “La felicidad siempre es la respuesta”, sin caer en la institución mamá, papá e hijos.

Sin embargo, el discuso antifamilia natural molestó a algunos consumidores, pues aseguran que la mayoría de los niños felices crece en hogares creados por un hombre y una mujer.

Al momento de esta edición, el movimiento alcanzó 27 mil 063 firmas, las cuales están siendo plasmadas en una carta dirigida al presidente de Coca Cola en España, Jorge Garduño. La meta es llegar a 50 mil firmas y hacer que la campaña rectifique su comunicación catalogada por los inconformes como antifamilia.

Esta es la carta:

Presidente de Coca-Cola España, D. Jorge Garduño:

Me decepciona que su reciente campaña de publicidad, bajo el título Familias, haya excluido a la familia natural de los casos de “familias felices” mostrados en el anuncio.

La inmensa mayoría de los niños felices crece en hogares creados por un hombre y una mujer al casarse.

Tener una madre y un padre es un componente esencial de la felicidad de un niño y Coca-Cola lo oculta.

Los niños felices son los que ven protegidos sus derechos; entre otros, el derecho a un padre y una madre. Sin la familia natural, sencillamente, la sociedad no sobreviviría y ustedes dejarían de vender Coca-Cola.

Es indignante que hayan excluido a esa inmensa mayoría de niños felices, por seguir el juego a lo políticamente correcto.

Afortunadamente, puedo elegir beber otras marcas de refrescos con mi familia, una de esas familias felices que no aparecen en su sectaria y discriminadora campaña de publicidad.

A menos que rectifiquen su comunicación antifamilia y muestren mayor sensibilidad con los derechos de la infancia que con los dogmas del lobby de género, mi familia y yo dejaremos de consumir Coca-Cola y sus otras marcas.

Atentamente,
[Tu nombre]

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL