La investigación de mercado es aquel método que las marcas utilizan para recabar información de sus clientes actuales y también de aquellos que aún no figuran en su lista pero pueden ser consumidores potenciales.

Los estudios de mercado que actualmente se llevan a cabo van más allá de sólo recolectar información demográfica o causal, quedándose en datos superficiales. Ahora, cada tipo de investigación busca trascender y rescatar insights que antes no se consideraban, o que quizá no existían, tales como tipo de redes sociales que usan, cada cuánto ingresan a ellas, qué contenido digital consumen, entre otros datos que hoy son prioritarios para las marcas.

Durante 2015, los ingresos obtenidos por servicios de investigación de mercado llegó a los 44 mil 350 millones de dólares a nivel mundial, de acuerdo con información de Statista.

Entre sus diversas ventajas, independientemente del tipo que sea, está que recaba información que no sería posible con otra técnica, ayuda a conocer a detalle al target y permite prever escenarios futuros.

Claro, esto sucede cuando se hace de manera correcta, pero cuando en la investigación de mercado suelen omitirse ciertos pasos o puntos clave, es probable que los resultados no se apeguen a la realidad y,en consecuencia, no represente una inversión.

A continuación te decimos qué errores son comunes cuando se realiza una investigación de mercado, con la finalidad de que los evites.

Iniciar un estudio sin un objetivo claro

La investigación de mercado que se inicie estará destinada al fracaso si no se tienen los objetivos que justifiquen su realización desde el inicio; de ahí la importancia de delimitarlos con antelación.

No definir qué tipo de datos se quieren recolectar

Sabiendo qué tipo de información se quiere recabar y con qué propósito, será posible elegir el tipo de estudio que más se apegue a tus objetivos y represente una estrategia efectiva.

Improvisar en la técnica de recolección de datos

Aquí se define si se utilizará un cuestionario, y si es así, qué tipo de preguntas tendrá (cerradas, opción múltiple, etc.), número de cuestiones, entre otros elementos que hagan más eficiente el trabajo y tiempo destinados.

Omitir análisis de datos

Si no hay un análisis minucioso de la información recolectada, puede ser que dejes pasar datos sustanciales, y esto se vea reflejado en tus estrategias de marketing.

No tomas decisiones basadas en información real

No tendrá mucho sentido si lo que has recabado no los consideras al momento de tomar decisiones. Realizar una investigación de mercado requiere un análisis de datos que servirán para tomar decisiones posteriores; por lo tanto, no tomarlos en cuenta sería como invertir sin querer ganar.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL