La psicología es una disciplina científica que, gracias a su basto conocimiento en diferentes áreas, ha servido de base para la mercadotecnia que desde sus inicios busca entender lo más posible a los consumidores, tanto a nivel personal como conductual.

Con ayuda de principios psicológicos aplicados, el marketing ha podido realizar investigaciones de mercado y ha desarrollado diversas estrategias mercadológicas que dan paso a campañas no sólo recordadas por el target, sino también galardonadas a nivel nacional e internacional.

Aunque la creatividad es un activo importante en cada campaña, el factor psicológico no puede pasarse por alto, y es que el desarrollo de cada estrategia se basa en el consumidor y en la satisfacción de necesidades y deseos.

A continuación te presentamos 3 tácticas mercadológicas, basadas en conocimiento psicológico, que contribuyen a elevar las ventas.

Comparte anécdotas

No sólo permite hacer una conexión emocional que favorece una reacción inmediata, sino también gracias a ese vínculo la marca en cuestión es capaz de empatizar con el consumidor mediante sus emociones, lo cual da como resultado una experiencia agradable, que a su vez fomenta la recordación de marca, para culminar en un call to action que es comprar.

Aversión a la pérdida

De acuerdo con el doctor y Premio Nobel de Economía Daniel Kahneman, las personas tienen más probabilidades de actuar cuando tienen algo que perder, lo cual vino a revolucionar el mundo del marketing y les dio armas a las marcas para desarrollar las famosas pruebas gratis o sampling en puntos de venta.

Al dar una degustación o demostración de algún producto, lo que ocurre es que la persona desea tener más de lo que acaba de probar, por lo que el sampling funciona perfecto cuando se busca generar en el shopper una necesidad y gusto por lo novedoso.

De igual manera, el aplicar ofertas de 2×1 o promociones por tiempo limitado, das el mensaje de que en determinado momento se terminará un producto y, en consecuencia, es mejor tenerlo antes de no tener oportunidad de encontrarlo y adquirirlo.

Ilusión de escasez

Tal como sucede en las dulcerías de grandes cadenas de cine, la gran mayoría, aunque no guste mucho de productos en porciones grandes, es casi seguro que optará por la de mayor tamaño, ya que le da la impresión al consumidor de que es basto lo que tiene, además de que tener una mayor cantidad de algo le da la impresión de satisfacer sus necesidades.

Es por esto que las promociones, al tener un periodo vigente, funcionan y generan más ventas.

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL