Decisiones políticas que afectan el entorno económico haciendo que las inversiones publicitarias sean aún más mesuradas, o clientes cuidando sus negocios deteniendo sus planes de marketing.

Se habla de una crisis económica a nivel mundial y más en el país, la inseguridad, el desempleo, problemas internos, etc… y sí, estamos en crisis, pero ésta es una palabra que he venido escuchando desde 1983. Siempre estamos en crisis.

De acuerdo con los pronósticos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la contracción del producto interno bruto mexicano al terminar 2009 era de 8% y aún así, a pesar del NO de mi madre y amigos, decidí emprender. En ese año fue la influenza y no paramos.

Este año el dólar se disparó a $20.00 pesos y aquí seguimos; entendemos de las crisis porque nacimos en medio de una y creo que lo que nos ha mantenido es el empuje de ir hacia el frente sin detenernos, asumiendo riesgos y enfrentando nuestros errores, dando la cara sin buscar pretextos, buscamos soluciones.

Me gustaría compartir las 12 lecciones que aprendí en el 2016

1. No forzar la relación con los clientes

No todas las agencias somos para todos los clientes y no todos los clientes son para las agencias. Cuando una relación empieza mal, terminará peor. Damos un servicio personalizado, de persona a persona todos los días.

Si no hay empatía, no hay química; desde la presentación de credenciales la relación nada más no funcionará.

Hay que buscar marcas que entren en tu visión de hacer comunicación.

2. Dejar ir a los clientes, no a los buenos proveedores

Los clientes siempre van y vienen, los buenos proveedores no. Ten buenos proveedores y siempre tendrás buenos clientes.

3. Tu equipo primero antes que cualquier cliente

No importa el valor de facturación del cliente, no hay dinero que valga una falta de respeto a un colaborador de la agencia. El respeto es primero. Dale razón o deja pasar una falta de respeto de un cliente a la agencia y perderás liderazgo con tu equipo.

4. Deja de vender tus formatos seguros

Cuántas agencias, incluso de red, siguen vendiendo malas prácticas a sus clientes para hacer publicidad en formatos que ya han perdido relevancia, pero siguen siendo el mismo modelo de negocio desde 1995. Tarde o temprano tu cliente se dará cuenta y perderás más que una cuenta, perderás credibilidad. Evoluciona la forma de hacer comunicación.

5. Evita la rotación de tu equipo

Todas las agencias estamos formadas por personas, no por máquinas. El principal activo de una agencia es el talento. No creas que los creativos, cuentas, planners, etc… Son reemplazables fácilmente, la gente es el primer activo de una empresa. Crea planes de retención de talentos.

6. Paga tus facturas a tiempo

Así como te quejas que los clientes nunca pagan a tiempo, obsérvate y checa que tú pagas a tiempo tus compromisos con tu equipo y proveedores. No seas parte de la cadenita.

7. Pitches

Un pinche pitch deja de serlo cuando ganas ese pinche pitch. Es maravillosa la sensación de ganar uno, pero ¿por cuántos has pasado para lograrlo? Está bien entrar a un pitch, pero ten tus reglas para entrar a uno. No le entres a todos por entrar porque tarde o temprano se te irán tus clientes por estar invirtiendo más tiempo en ganar un cliente que en trabajar en el que ya tienes. Nosotros tenemos estas sencillas reglas para valorar si le entramos o no.

La invitación del pitch debe ser formal por correo.

b) Debe haber una junta para presentar credenciales y recibir el brief en persona.
c) Si hay más de cuatro agencias en el proceso, no participamos.
d) Saber Vs que agencia nos medirán y conocer el presupuesto.
e) Saber el resultado sea favorecido o no 10 días después de haber presentado. En caso de no haber quedado, haber tenido un feed back con el cliente.

8. Errores

Si fallas o cometes un error, siempre dar la cara, no echarle la culpa a nadie. Asumir y resolver.

9. Órdenes de compra

No aceptar proyectos vía whats app o por teléfono. Si no hay ODC, mínimo una confirmación por e-mail desde el un correo privado.

10. Negocio

No pongas el dinero por delante, es importante pero no lo es todo. Enfócate en hacer un gran proyecto, el dinero debe ser consecuencia del buen trabajo.

11. Palabra

Lo que digas, así haya sido un impulso, mantén tu palabra pase lo que pase. La credibilidad y la palabra lo es todo en esta vida.

12. Agradecimiento

Sin duda, nunca dejes de ser agradecido. Da las gracias a la vida por el trabajo que tienes y si no lo tienes, también da las gracias. Da gracias por todo, hasta por respirar y que estamos vivos. La gratitud es una virtud y una energía maravillosa que abre puertas.

He aprendido más de 12 cosas este año, pero siento que son las más relevantes. Gracias, gracias, gracias, por leerme.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL