¿Algún día, se podrá comprar con un solo click en el smartphone mientras esperas en las cercanías? ¿Productos que cómo la lavadora podrán detectar cuando se va a agotar el detergente y pedirán una reposición automáticamente? Pues bien, el Internet de las Cosas (IoT) ha llegado para hacerlo realidad y convertir el retail en un sector aún más eficiente.

Pero ¿A qué se refiere el término IoT? Más que una tecnología se trata de la interconexión digital de objetos a través de internet. Se calcula que un humano está rodeado de entre mil y cinco mil objetos; imagina la cantidad de información que se obtendría de conectarlos.

De esta forma, a partir de la puesta en relación de diferentes elementos, esta innovación empieza a ser una necesidad para los retailers que quieren mejorar y personalizar la experiencia del cliente.

A pesar de que el IoT camina a un paso todavía lento pero decidido, según Manuel Gimeno, director general de la Fundación Orange, las primeras aplicaciones de este tipo de innovación ya comienza a dar sus frutos. De hecho, asegura que “todas las tendencias apuntan a una proliferación de iniciativas, anticipo del nacimiento de una nueva etapa de desarrollo”.

Sin prisa pero sin pausa, es como se va creando el comercio del futuro. Pero ¿cómo será comprar en esa tienda digitalizada? Para empezar, imagina ir de shopping un día cualquiera.

Ya no serán los apparels a través de la vista los que llamen la atención, sino la alerta del teléfono que sonará al recibir un mensaje repleto de ofertas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL