Por Paco Santamarí­a
Correo: [email protected]
Twitter: @pacosantamaria

Activar, convocar y producir eventos de alta moda es un trabajo complejo. Hay muchos egos de por medio, presión, preparación y poco tiempo. Trabajar para un marca que vende moda exige por obvia razones ser perfecto. Mucho de lo que vende la moda es actitud, estilo y estética perfecta. Porque si vendes moda e innovación y más alta moda, es crí­tico que prediques con el ejemplo. Un mundo del fashion es un ambiente pretencioso, pero no deja de estar rodeado de calidad, inteligencia y perfeccionismo, ¿Y cómo se debe abordar a un cliente fashion? No asumiendo y concentrándose en la personalidad de cada marca, eso dicta mucho la forma en cómo se comunican con su audiencia. Al final, la moda también es una herramienta que comunica nuestra identidad, lo que pretendemos y nuestro ser.

El pasado 8 de septiembre, el equipo de la editorial Conde Nast y más del de Vogue se levantaron muy temprano seguramente, pues a nivel mundial es su dí­a de la moda. Eva Hughes, la editora en Latinoamérica, recorrió toda la ciudad entre los micro eventos de todas las marcas afiliadas en el evento. ¿Cuál es el objetivo de Vogue con esto? Hacer y generar alianzas. Branding. Hoy en dí­a, las marcas en el mundo editorial lo tienen muy complicado, porque la gente cada dí­a usa menos papel. Por lo mismo tienen que hacer ruido para prevalecer y no desaparecer frente a los blogs de moda que cunden por toda la web. Tienen que generar credibilidad y construir marca. Por eso se lanzaron de forma democrática a sumar fuerzas y recursos con marcas de moda, retailers y centros comerciales. Simple: unidos hacemos más ruido y gastamos menos. El volumen de marcas logra mejores negociaciones.

Lo bueno: A todo mundo que le interesa la moda, le llegó el mensaje: Vogue=alta moda. La cobertura. Por todos lados aparecí­an í­conos del evento, fiestas y afters. Todos le sacaron jugo para sus intereses.

Retailers como El Palacio de Hierro activaron en el momento, mediante trivias en Twitter a los que asistieron, dieron buenas rebajas y convocaron bien. El camionsito inglés de la tienda Common People que hacia mucho ruido en su recorrido por Polanquito con la imagen de Vogue y la tienda (Alguien me dijo que ni les costó nada, jajaja, lo mejor de la vida es gratis). Es un evento que generó entusiasmo y un movimiento de fashionistas con ruido. Que fue una macro activación con eventos micro.

Lo malo: Mala información en agenda de eventos porque se cruzaban eventos importantes en el mismo horario. Falta de comunicación efectiva a los que asistieron. Logí­stica, entendible con la suma de tanta marca y mercados.

VFNO buen precedente. Buen potencial. Mucho que mejorar para la próxima.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL

Artículo anteriorSegmento de 55 años impulsa a las redes sociales
Artículo siguienteLa experiencia del cliente como plataforma de negocio
Estudió comunicación en la Universidad Iberoamericana. Es maestro en Producción Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Docente en la universidad Centro, universidad dedicada a la profesionalización de la creatividad y la mercadotecnia, donde imparte la materia de Administración de Comunidades Digitales. También ha dado clases de Comunicación, Mercadotecnia y Publicidad en la Universidad de la Comunicación, en la Anáhuac de Puebla, en La Salle, en la Universidad de las Américas de Puebla y en la UDLA de la Ciudad de México. Es un fiel aliado estratégico y operativo en la comunicación y mercadotecnia de las personas y las marcas. Fundó -y dirige- agencias de marketing de nicho y Relaciones Públicas como InTrend, The Next Marketing, InTrend Sibarita y Party Animal. Escribió los libros Las Nuevas Tribus Urbanas y Yo digital, ambos editados por editorial Kätedra. Consultor y conferencista especializado en estrategias de comunicación, relaciones públicas y mercadotecnia. Consejero editorial del periódico REFORMA. Ha diseñado y producido eventos para El Palacio de Hierro, Mastercard, Don Julio -Diageo-, Kantar Worldpanel, Kantar TNS, Kantar Millward Brown, Expo China México, BLN (Bodegas La Negrita, DSM (Alimentación y salud) y La Europea, entre otras. Miembro de diferentes consejos consultivos editoriales y empresariales. Inquieto, disruptivo y apasionado. He sido de todo. Sin miedo a siempre volver a empezar.