Enamorarse del problema. Mentalidad innovadora 4 de 6

2283

Parte importante de la mentalidad innovadora está en buscar dar soluciones, no en buscar dar LA solución, dado que esta solución única, perfecta y eterna no existe. Y no porque no haya mejores soluciones que otras, sino porque el mundo en que nos desarrollamos cambia y el contexto en que las soluciones operan va a cambiar, haciendo que pierda capacidad y poder de resolver.

Enamorarse del problema conlleva dos implicaciones: relacionarse íntimamente, conociendo a detalle y profundidad lo que queremos lograr; y aprender a entregar soluciones y voltear al problema de nuevo, entendiendo qué no hemos resuelto, qué podemos resolver mejor y qué ha cambiado desde que la solución está funcionando.

Primero, entender el problema profundamente. Esto es similar a lo que decíamos en destino sobre ruta, no hay manera de que resolvamos un problema si no lo entendemos. Es importante en esta parte que no nos dejemos engañar, no creamos que el problema está en resolver la capa más superficial ya que puede haber mucho que no hemos atacado realmente y que podría resultar en una solución mucho más acorde con lo que realmente se quiere resolver.

Entender el problema se puede hacer desde distintas perspectivas, todas con algo en común: indagar. Para enamorarse del problema y entenderlo realmente hay que regresar a la etapa infantil del por qué y seguir preguntando hasta que nos sintamos cómodos con la respuesta (o más bien pregunta) a la que estamos llegando. Tenemos que convencernos de que estamos entendiendo el problema realmente y no uno de sus efectos, que estamos atacando la enfermedad y no los síntomas.

La otra parte es desprenderse de la solución. Una vez que una solución se entrega hay que dejarla ir. Desde una perspectiva conceptual, el tema es muy directo: estamos buscando resolver un problema, no dar una solución. Es distinto, al no estar enfocados en la respuesta sino en el problema podemos ir evolucionando lo que se propone e incluso hallar y atacar sus áreas de oportunidad de mejor forma. La solución no va a ser perfecta y para poder detectar eso hay que ser capaces de desprendernos de ella. Volver al problema y observar la solución desde la perspectiva del problema y preguntarnos si eso que estamos observando es lo que esperaríamos de una solución, sin tratar de defenderla ni tener vínculos con ella.

Hace un par de semanas hablábamos de preferir destino sobre ruta. Desprendernos de la solución y quedarnos enamorados del problema es mantener la mente puesta en a dónde vamos y no en por dónde hemos pasado.

Esto no quiere decir que ignoremos las soluciones anteriores, eso sería desaprovechar la experiencia anterior; sino que vamos a enfocarnos en el problema a pesar de las soluciones que hayamos podido construir antes. Este es el modo en que podremos ir perfeccionando una solución que finalmente podría no ser similar a la que habíamos imaginado en un principio o que habíamos concebido en algún paso anterior, pero que se apega al problema del mejor modo que podemos alcanzar en el momento y que responder de mejor forma a la necesidad actual en el contexto actual.

Es decir, tenemos que entender a profundidad lo que estamos enfrentando, arrojarle una respuesta y dejarla ir para poder seguir construyendo y conocer mejor el problema, al mismo tiempo que evolucionar con él. Nuestra educación usual está orientada a la solución y a que defendamos una solución, para innovar tenemos que aprender a retar nuestras soluciones y a dedicar más esfuerzo a entender de forma correcta el problema que a construir la respuesta que queremos, sin entender bien lo que hay detrás.

Muchas veces, la pregunta a responder es totalmente distinta al primer planteamiento que nos hacemos al buscar una solución. Hay que ser íntimos con el problema y entregarle lo que le es útil.

¿Tú haces el esfuerzo de ir a fondo en la comprensión de lo que tienes enfrente? ¿Eres capaz de entregar una solución acorde con el problema, aunque no acorde a tu expectativa? ¿Puedes dejar ir la solución y dejarla actuar para después mejorarla o desecharla?

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL