El visionario: ese gran diferenciador que… ¿tienes en tu equipo?

67

En toda agencia o compañía exitosa hay dos tipos de personas: las que son buenas ejecutando su especialidad, y las que tienen ese don de ver más allá del día a día, de lo que se requiere, del negocio actual. 

Ambas características son indispensables y no sería justo juzgar cual es mejor, pues las dos juegan un papel primordial. Quien es experto en hacer su trabajo, es fundamental para la correcta ejecución de una campaña de comunicación exitosa y por ende, para generar resultados. Sin embargo, el visionario es un espécimen mucho más escaso y puede hacer la GRAN diferencia en un entorno donde varios hacen su trabajo bien, pero pocos van más allá de lo esperado. 

No me refiero sólo a los grandes, esos clarísimos ejemplos de visionarios que han hecho historia como Nikola Telsa, Thomas Alva Edison, Henry Ford, Walt Disney, Steve Jobs, o Mark Zuckerberg, quienes supieron innovar en sus respectivos campos de acción, podemos encontrar talentos cuyo agudo olfato puede hacer la diferencia cuando se trata de encontrar una nueva idea de negocio, o detectar una oportunidad que no es evidente a los ojos de todos.  

Pero la visión no surge de la nada, no se trata de magia ni de una virtud que la naturaleza sólo concede a algunas cuantas personas afortunadas. Es, más bien, un talento que crece con el tiempo y requiere de tres hábitos para surgir y desarrollarse:

1. El Trabajo

Los estudios nos dan conocimiento, pero la experiencia ofrece una visión que sólo la práctica brinda. Es ahí, en el campo de la acción y a lo largo de los años, donde aprendemos de la vida real más que en las aulas. El trabajo con el tiempo se traduce en experiencia y ésta nos enseña qué puede funcionar y qué no, incluye errores que se transforman rápidamente en lecciones y casi sin darnos cuenta, logra que cada día seamos más sabios que ayer. La sabiduría es nutriente de la visión.

2. La Curiosidad

Cuando hacemos de la curiosidad un hábito, abrimos la mente al aprendizaje que está fuera de nuestro entorno e incluso, de nuestra profesión. Eso, nos da una visión desde diferentes perspectivas y propicia  otras conexiones, una acción elemental para el pensamiento lateral y por ende, para ver más allá del plano que todos ven.

3. La Creatividad

Un error muy común es pensar que la creatividad sólo se encuentra en los departamentos creativos de las agencias de comunicación o publicitarias, cuando en realidad está en todos los ámbitos de nuestra vida. Se trata de conectar diferentes conceptos en nuestro cerebro para crear nuevos caminos. La visión es justo esa chispa que surge cuando dos conceptos hacen clic, para encender una idea que tiene potencial y debe implementarse. Eso, es evidente para el visionario.  

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL