En abril del 2015, Hillary Clinton anunció su candidatura para ingresar a la Casa Blanca. Con ello develó el logo que utilizaría durante esta contienda. Sin embargo, para su sorpresa fue duramente criticada, pero no por querer ocupar la silla presidencial de Estados Unidos, sino por el logo que eligió para su campaña.

Más notas relacionadas:
Logos con monogramas que pueden ser un golpe directo al branding
Branding: 10 puntos para construir y sostener valores de marca
Branding nupcial: caso Absolut, Burger King e Interjet

Entre las voces que criticaron el logo de Hillary Clinton sobresale Moving Brands, agrupación que se tomó cinco días para rediseñar el logo de la fémina, a fin de generar un hipotético rebranding de la imagen de la candidata.

Este rebranding se basó en los siguientes pasos:

Conoce a tu cliente

2) Investiga y pregunta para tener un punto de vista

3) Define la historia de la marca

4) Elige un nombre fácil de reconocer

5) Selecciona un tipografía que exprese el carácter de la marca

6) Elige los colores que reflejen el tiempo y el espacio

7) Muestra una fotografía auténtica

8) Muestra mensajes de unidad

9) Fomenta la unión para mover el mundo

Pero entonces, ¿cuál fue el rebranding de la marca personal de Hillary Clinton? Checa la explicación en 120 segundos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL