Las estrategias para fidelizar al cliente, mejorar el posicionamiento de marca y establecer contacto con el target son cada vez más puntuales e innovadoras.

Pero si se trata de buscar y fomentar una comunicación directa con el consumidor, el email marketing es una manera eficaz de promoverla.

Como parte de la mercadotecnia directa, una campaña de email marketing pretende hacer llegar contenido, datos e información relevante al cliente, a través de novedosos formatos que hagan de dicho contenido algo más atractivo y así atrape la atención del usuario que recibe un correo electrónico.

Hacer que desde el asunto se despierte un interés por abrir el email, y ofrecer información entretenida, que no sólo intente vender algo, son elementos que ayudarán a que la estrategia funcione.

Cómo hacerlo efectivo

Statista indica que, hasta 2017, había 3,718 millones de usuarios de correo electrónico en el mundo; y según pronósticos de esta firma, para el cierre de 2018 esta cifra podría llegar a 3,823 millones.

Además de fomentar una interacción directa e inmediata con el target, el email marketing también contribuye en la lealtad del cliente hacia la marca, según apunta Ricardo Rivera, head of Marketing de Volaris.

Así mismo indicó que para hacerlo efectivo, deben existir al menos 3 puntos clave en cada estrategia:

Correcta segmentación

Es decir, que antes de definir qué tipo de contenido se enviará y bajo qué formato, es preciso que se tenga bien claro el público meta, para entonces desarrollar una campaña correcta, que corresponda con el tipo de target al que se quiere llegar.

Tipo de contenido y formatos

Pensar que por tratarse de email marketing, sólo hay cabida para texto es un error. Ahora se puede ser versátil y enviar contenido interactivo, multimedia, con una redacción impecable y emotiva, acompañado de links que remitan a una landing page, por ejemplo.

Designación de horarios

Contemplar, desde el inicio, horarios y fechas para hacer llegar al cliente el contenido vía email es crucial, ya que esto le permite a una marca saber en qué momento es ideal enviarlo, con qué frecuencia, todo con el objetivo de que lo consulte y haya un call to action.