• De acuerdo con el Banco de México, se estima que para marzo se recibieron 4,016 MMD en remesas que entraron a México.

  • Dicha situación se da en el margen de la pérdida de 30 millones de empleos perdidos en Estados Unidos, según el Departamento de Trabajo de ese país.

  • Según proyecciones del FMI, se prevé que en México se pueden perder 3 millones de empleos a causa del coronavirus COVID19.

La economía mexicana está pasando por uno de los peores momentos en la historia contemporánea. Mientras que organismos como el Bank of America tienen previsto que el país pierda el 8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) al cierre de este 2020, para el primer trimestre del año ya presentó una caída del 2.4 por ciento. Uno de los factores que se preveía que provocaran dicho descenso en este indicador eran un caída en la cantidad de remesas provocado por el aumento histórico en el desempleo en Estados Unidos; sin embargo, contrario a toda expectativa estos envíos rompieron récord en marzo.

De acuerdo con datos del Banco de México, durante el mes de marzo se registraron 4,016 MDD en remesas, cantidad que se ha considerado histórica, tanto por la cantidad, como por el número de envíos e incluso por las circunstancias en las que se ha dado esta cifra, ya que Estados Unidos, principal país desde donde proviene esta fuente de ingresos para el país, ha registrado una pérdida histórica de empleos, los cuales ya suman más de 30 millones.

Respecto a marzo del 2019, hubo un crecimiento en los ingresos generados por las remesas de un 36 por ciento, mientras que si se contrasta contra el mes anterior inmediato, o sea, febrero (en el que hubo 2,694 MDD) hubo un incremento del 49 por ciento. Es importante mencionar que el envío promedio para el tercer mes del 2020 fue de 378 dólares.

Es importante mencionar que el aumento en la cantidad de remesas es un respiro para la economía mexicana, ya que el dinero que entró al país llegó en la mayoría de los casos a las familias mexicanas, el cual es utilizado para el consumo doméstico, con lo que se mantiene activa a la economía misma.

Sin embargo, no todo son buenas noticias, ya que se espera que el impacto en el desempleo en Estados Unidos se refleje en las remesas en los siguientes meses. De hecho, según estimaciones de BBVA, se prevé que haya una caída del 21 por ciento en estos envíos para 2020 y 2021, donde las entidades más afectadas serían Oaxaca, Zacatecas y Michoacán.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL