Por medio de un mensaje en su cuenta oficial de Twitter, Trump amenazó a General Motors (GM) por producir su modelo Chevy Cruze en México.

Dentro de su publicación en dicha red social, el presidente electo de Estados Unidos, quien tomará posesión de su cargo el próximo 20 de enero, dijo que si GM no se abstiene de seguir fabricando autos en territorio mexicano, se hará acreedor a un gran impuesto fronterizo.

El modelo Chevy Cruze es ensamblado de manera parcial en la planta de General Motors de la ciudad de Ramos Arizpe, en el estado de Coahuila.

La empresa dijo además que construye el modelo Cruze para mercados globales en México y que sólo un pequeño número se vende en Estados Unidos, y que para inicios de este año podría hacer un despido de aproximadamente dos mil empleados de dos plantas de EU.

Cuando era precandidato republicano a la presidencia y ya como candidato, Trump criticó a General Motors por manufacturar vehículos en México que después eran vendidos en Estado Unidos.

Pero General Motors no es la única marca automotriz que se ha visto amenazada públicamente por el republicano.

Desde su discurso de campaña Ford Motor Company también fue blanco de tales amenazas cuando la empresa norteamericana anunció que invertiría mil 600 millones de dólares para la fabricación de autos compactos en territorio mexicano para 2018.

En 2015, el número de vehículos vendidos en Estados Unidos de la marca GM fue de poco más de 3 millones de unidades, y durante ese mismo año la venta total de autos que General Motors vendió a nivel mundial fue de 9 millones 840 mil 786 unidades, de acuerdo con datos de Statista.

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL