Una poderosa herramienta de marketing que nos dejó Raymond Samuel Tomlinson

El correo electrónico iniciado en la década de los setenta por los militares y grandes compañías, sólo se podía usar en la informática a través de lo que se conocía en aquel entonces como “terminales bobas”, que consistían en una pantalla y un teclado sin capacidad de procesar o almacenar datos, conectadas a un mismo servidor.