Hoy en día, los productos o servicios caros están considerados como de alta calidad; debido a que suelen estar hechos a la medida o a ser exclusivos. Pero, ¿estas cosas caras son realmente mejores?

Según un estudio realizado por el Instituto de Tecnología y la Universidad de Stanford, está comprobado que las personas disfrutan mucho más el consumo de un producto que saben que fue caro. Incluso, realizando algunas resonancias magnéticas, esta es una sensación que viene desde el cerebro.

Del mismo modo, los estudios con respecto a la percepción del valor de las cosas, señalan que existe una tendencia a generar mayor apego por los bienes más caros; considerando que con frecuencia, se asocia el precio de los artículos, con su valor a nivel personal.

Siendo así, se comprueba que al comprar cosas costosas, las personas esperan sensaciones o estados mentales. Aquí algunos ejemplos:

Sentirse bien

El más simple de los motivos para adquirir productos caros, es sentirse bien. Siendo muy común que la gente derroche su dinero en bienes incluso innecesarios, en búsqueda de una sensación de bienestar. Contrariando lo que señala Michael Norton, psicólogo y profesor de Harvard Business School, “la cantidad de bienestar que obtengas de gastar dinero, dependerá de cómo lo gastes y sin depender cuánto gastes”.

Nuevas experiencias

Tal como lo demuestran los estudios, las personas suelen disfrutar al doble un producto que cuesta el doble. Al respecto, Norton señala que “se ha descubierto que la gente apuesta y escoge basándose en una y cinco estrellas, porque están intentando llegar a esa experiencia totalmente asombrosa, incluso a pesar de correr el riesgo de encontrarse con una experiencia muy mala”.

Crear apariencias

Uno de los motivos más frecuentes para derrochar una fortuna en compras, es el de crear apariencias. Con el fin de dar a conocer el éxito que se tiene y para mostrarle al rededor lo que se ha “conseguido”.

Michael Norton agrega que, esta razón para hacer compras, enfatiza en las personas un alto estatus económico ante las personas con la que suelen relacionarse y ¡eso les encanta!

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL