La Organización Mundial del Comercio (OMC), estima que el crecimiento del comercio global se desacelerará entre 2018 y 2019, sobre todo por los efectos económicos de la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China. 

La lucha comercial subió de nivel esta semana al colocar la mayor ronda de aranceles hasta el momento; acciones que están impactando en el sector retail, principalmente a las cadenas de fast food retail al registrar incrementos económicos para mantener sus operaciones.

Estados Unidos impuso nuevos aranceles del 10 por ciento a 200,000 millones de dólares en productos chinos. Entre los que se encuentran condimentos para alimentos, guantes de béisbol y partes de maquinaria industrial, por mencionar algunos.

Sin embargo, China respondió con nuevos impuestos del 5 por ciento al 10 por ciento sobre 60,000 millones de dólares en bienes estadounidenses como carne, productos químicos, ropa y autopartes.

Esta decisiones han impactado de manera significativa al sector minorista. No obstante, las inversiones del sector se han mantenido en los principales mercados, así como en sus socios comerciales.

La necesidad de ser empresas omnicanal y conectar con el consumidor a través de diversos canales con la finalidad de que el shopper compre cómo quiera, dónde quiera y cuándo él desee, ha llevado a los minoristas a impulsar sus estrategias de negocio con nuevas aperturas y el desarrollo de canales de distribución.

Una señal que nos muestra que el comercio minorista no está muerto. Al contrario, los minoristas están encontrado nuevas maneras de atender a sus consumidores. Sin embargo, tiendas como Starbucks, Sears o L Brands están cerrando establecimientos con el propósito de centrarse solo en aquellos mercados que son más rentables.

Esta semana, Kevin Johnson, presidente ejecutivo de Starbucks, anunció un plan de reestructuración organizacional que contempla despidos y cierre de tiendas. Tops Markets LLC, es otra de las minoristas que ha anunciado cierre de tiendas en Estados Unidos.

El reto de los minoristas estadounidenses es superar los estándares y continuar con un crecimiento sostenido en medio de una lucha comercial.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL