Forever 21 es una de las marcas a las que más le ha costado adaptarse a los cambios en el fast fashion. Desde sus inicios, presentó conflictos aclimatándose a las ventas online y al parecer, nunca se vio a sí misma como una potencial líder del retail en la industria de la moda; por lo que otras marcas como H&M y Zara, lograron llevarle ventaja.

Al día de hoy y aunque muchos medios nacionales e internacionales, estuvieron asegurando que Forever 21 se declararía en quiebra el domingo 15 de septiembre, esto no pasó y por el contrario, la marca anunció que las tiendas se mantendrán abiertas y que la intención es seguir operando regularmente.

Te sugerimos: 3 puntos clave al momento de hacer retail marketing

Y aunque declararse en banca rota, habría ayudado a Forever 21 a cerrar las tiendas que no consideraba rentables para recapitalizarse, hacerlo no hubiera favorecido la imagen de sus principales propietarios, Brookfield Bropery y Simon Property Group; también dueños de otros centros comerciales que incluso fueron sede de los primeros puntos de venta de la marca.

Ante esta polémica, la marca también señaló que en México y en Norteamérica, seguirá “brindando a los clientes un gran servicio, así como la variedad de productos que aman y esperan de Forever 21”. Sin embargo, está previsto que esta cadena cierre cerca de 100 tiendas como parte de una reestructuración.

¿Cuál es el plan de Forever 21 para no quebrar definitivamente?

Se prevé que esta firma estadounidense, estará trabajando en conseguir un paquete económico de 75 MDD para pagar los adeudos pendientes y lo más importante, para seguir operando mientras está en marcha la planificación de un nuevo modelo de negocios.

Esta estrategia ayudará a la marca a retrasar su estado de quiebre, y de ser bien ejecutada, incluso podría mantenerla en el campo de batalla por un largo periodo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL