Canadá.- Estudiantes de una preparatoria local y universitarios en la provincia de Calgary en Canadá, se convirtieron en agentes de la última campaña social de la organización sin fin de lucro ONEXONE que ayuda a niños con escasos recursos.

Para hacerlo raparon sus cabezas dejando sólo un código QR, mediante el cual la gente podí­a hacer donativos a través de sus dispositivos móviles.

Más campañas con códigos QR:
Códigos QR hechos tatuajes
Un bar donde el sello de entrada es un código QR
¿Quién dijo que lo códigos QR son aburridos?, no han muerto y las agencias creativas siguen utilizando este sistema digital para realizar campañas divertidas y atractivas.

Sin duda un código QR en un aburrido póster no le dice nada a la gente, no la atrae para escanearlo, además, redirigir a las personas a la página web del producto o servicio no es estrategia. Un código QR es parte de la estrategia, una que lleva consigo el desarrollo de una buena idea.

Por eso cuando vemos este tipo de campañas recordamos la importancia de utilizar recursos digitales para generar engagement de forma natural y potencializar una acción.

ONEXONE es una organización social que trabaja en Canadá, Estados Unidos y otros paí­ses del mundo para mejorar la calidad de vida de niños, para apoyarlos el salón de belleza Edges Salon & Spa, que ha colaborado por tres años con la causa, lanzó esta genial iniciativa.

“Scan to make a difference” fue el resultado del trabajo de las agencias Hollow Earth Media y ENGAGEIA, que convocaron a estudiantes universitarios y de preparatoria a convertirse en agentes y raparse dejando un código QR en sus cabezas. Otros voluntarios colaboraron también usando playeras con códigos QR.

Al escanearlo, las personas eran dirigidas a un micrositio donde podí­an hacer donativos de 5 dólares, además en agradecimiento, los clientes recibí­an cupones de descuento y otros obsequios. Gran campaña con marketing digital, causa social y participación de la comunidad.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL