Los esquemas de trabajo con los que laboran las empresas en la actualidad distan mucho del modelo que se tienda hasta hace algunos años, dónde anteriormente la mayoría de las empresas ofrecían prestaciones de antigüedad, seguro social, entre muchas otras cosas. Sin embargo, hoy en día, particularmente ante el surgimiento de modelos como el outsourcing, el número de personas que trabajan de modo freelance aumenta cada vez más. Cómo colaborador, ¿qué es lo que debo tomar en cuenta si estoy laborando bajo este tipo de esquema.

Uno de los aspectos más importantes que se deben tomar en cuenta cuando se está trabajando como freelance lance es que las empresas pueden hacer las retenciones de IVA e ISR; sin embargo, la declaración de impuestos mensuales debe correr por tu cuenta. A través de este esquema laboral tú te transformas en un proveedor de servicios, en una especie de microempresa, por lo que debes estar siempre al corriente con tus asuntos fiscales.

Es fundamental que, antes y durante tu trabajo, leas bien el contrato que te están dado como freelance y lo que te están ofreciendo. Hay algunas compañías que, en el entendido de que eres un proveedor de servicios, no tienes que estar forzosamente en la oficina, pero hay otras compañías que sí te lo solicitar, por lo tener muy claro qué se espera de ti y si estás dispuesto a trabajar en ello.

La organización es la clave fundamental en cualquier proyecto de freelance. Como mencionábamos, en muchas ocasiones no se tiene que que trabajar en la oficina, pero esto no implica que se tenga todo el tiempo libre cuando realmente son horas laborales. Si bien sí hay tú eres el dueño de tus tiempos, para gozar de ellos, primero debes cumplir con aquello para lo cual te contrataron tus empleadores.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL