El contenido de ha convertido en una herramienta poderosa para las marcas y las agencias, puesto que, a través de él, se puede transmitir un mensaje promocional de manera poco intrusiva, pero considerablemente efectivo. Dicho material es el corazón de estrategias como el inbound marketing o muchas campañas de mercadotecnia interactiva. Sin embargo, hay muchas empresas que desean implementar el content marketing, pero desconocen cómo se trabaja, editan y se curan los contenidos para que se conviertan en un elemento que en verdad sea útil para la estrategia con la que se está trabajando.

Contrario a lo que muchas personas piensan, hacer una estrategia de contenido no implica solo publicar o emitir un mensaje donde sea y cada que se pueda (sea esto mucho o poco), sino que se requiere una verdadera planeación y sobre todo una fundamentación de las acciones para que

Lo primero que debemos tener presente al trabajar con una estrategia de contenidos es cuáles son los objetivos que se quieren lograr, a qué público nos estaremos dirigiendo y en qué contexto se va a emitir el mensaje promocional.

Una vez que se tenga esto, es totalmente necesario establecer una estilo y una línea editorial, la cual vaya acorde a los valores de la marca, así como a su misión.

La estrategia de contenidos, de realizarse bien, cuenta con la versatilidad suficiente para que se pueda generar tanto brand awareness como engagement e incluso se puedan incrementar las ventas, no obstante, hay que estar conscientes de que el trabajo que se tiene que realizar no es resultados de la noche a la mañana y que implica una constante medición de resultados y ajuste de campaña, para que optimizarla.

Al menos hasta ahora, las estrategias de contenido siguen siendo realizadas por personas, las cuales pueden equivocarse. Por lo tanto, es total y absolutamente necesario contar con varios filtros de calidad, para que el material se vaya perfeccionando.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL