• Durante el 2018 se invirtieron 1,895 MDP en relaciones públicas, que se encarga de las crisis de marca, según Merca2.0.

  • Según datos de la AFP, 4 de cada 10 personas en todo el mundo se encuentran en aislamiento social por la pandemia.

  • De acuerdo con datos de Statista, para el 2020 se estima que se invertirán 306 MMDD en marketing digital en todo el mundo.

Por mejor que sea el manejo de su imagen personal y el cuidado de sus acciones, todas las marcas sin excepción están expuestas a crisis de marca. Ya sea por un estrategia mal ejecutada o por un comentario desatinado en redes sociales, una firma puede terminar en el ojo del huracán. Este tipo de problemas hacen que la empresa afectada se movilice de manera inmediata y en su totalidad, con la finalidad de contener los daños y encontrar la mejor solución; sin embargo, ¿cómo se puede lograr esto cuando se trabaja en home office?

Ante una emergencia global como la que se está viviendo en más de 200 países de todo el mundo, el 40 por ciento de la población mundial (más de 3,000 millones de personas, según la AFP) se encuentran en aislamiento voluntario. Esto ha provocado que muchas empresas haya mandado a toda su plantilla a home office. Los colaboradores están separados, pero ante una crisis de marca, su comunicación debe ser la más rápida y ágil posible.

Una de las primeras cosas que deben evaluarse al momento de tener una crisis de marca es su magnitud: ¿qué tan grande es? ¿Qué tan importante puede ser el impacto que tenga en la empresa? Hay ocasiones en las que algunos de estos problemas se pueden resolver de manera sencilla platicando con las personas afectadas, pero cuando no, es importante que toda la empresa se movilice para encontrar una solución, por lo que la disponer de todos los canales de comunicación es necesario para esta labor.

Ante una crisis de marca, es importante que las empresas trabajen y tomen decisiones con la cabeza fría. Realizar acciones por impulso puede provocar puede provocar que otros colaboradores entren en pánico y empeoren la situación.

El diálogo con las partes afectadas es fundamental al momento de trabajar con una crisis de marca. Es indispensable saber qué es lo que ocasionó el problema y qué se puede hacer para resarcirlo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL