Por: Mark Alazraki

Twitter: @markalazraki

email: [email protected]

Cada dí­a que pasa, me impresiono más. Hay una fusión entre la creatividad y la tecnologí­a que es simplemente impresionante. Según el diario Reforma, en México hay 83.5 millones de usuarios de telefoní­a móvil, y de ésta cifra, el 13% tiene smartphones. Es decir, en México hay 10 millones de usuarios de smartphones. Estos 10 millones son el demográfico más atractivo por que significa que tienen el poder adquisitivo mayor, y tienen conocimiento de la tecnologí­a.

Esta cifra me parece fantástica. Con esto en mente, me pregunto ¿por que aun no hemos dado el salto cuántico en la creatividad con smartphones? Les presento un case de Suecia que estoy seguro les va a inspirar.

En México, y más en estos dí­as, hay una preocupación de seguridad muy importante pero, estas ideas nos ayudan a pensar sobre los celulares de una manera diferente. No las tenemos que fusilar, pero si inspirar. Sin duda el caso de Mini está hecho en Suecia, de la misma forma que el Fun Theory que presenté hace tres semanas, es Sueco, pero no olvidemos que la gente es gente en donde sea que estén. En México y en China los viernes por la noche, hay un chavo que acaba de checar en su smartphone los horarios de una pelí­cula por que va a salir por primera vez con una chava, y luego van a ir a cenar… Me parece de suma importancia que no nos dejemos que estas ideas se las adueñen los paí­ses “desarrollados.” En México, tenemos a las personas para hacer la creatividad, y tenemos a las personas que los van a usar. Les presento otra idea que a mi, me tiene enamorado. Se llama iButterfly y es propiedad de Dentsu en Japón.

El mundo virtual, ofrece una gama amplí­sima de creatividad que no podemos dejar pasar. Si tenemos la habilidad de imaginar, tenemos la posibilidad de llevarlo a cabo

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL