Es imposible oponerse a las crisis de cambio, ya sea a nivel industria o a nivel interno. La realidad es que muchas veces, esos cambios son verdaderamente necesarios y por lo tanto, inaplazables, por lo que es mejor estar preparados para sobrevivir a ellos.

Uno de los aspectos más importantes durante una crisis, es el reconocimiento de los temores. Estar familiarizado con lo que nos afecta, siempre es útil para aprender a manejarlo a nuestro favor. Por supuesto, existen algunas otras prácticas capaces de respaldar a toda una empresa que se enfrenta al cambio. Te las compartimos a continuación:

  1. Reconoce que hay un cambio
    Uno de los errores más comunes ante el cambio, es oponerse a él. La evolución es inevitable, por lo que poner una barrera solo volverá más difícil el proceso.

    Es imprescindible reconocer qué es lo que está cambiando y aceptar que ese cambio podría traer múltiples beneficios.
  2. Reconoce cuáles son los temores
    Es completamente normal sentirse atemorizado ante una situación desconocida e impredecible, por lo que es importante reconocer cada aspecto generador de debilidades, para poder hacerle frente de manera correcta.
  3. Mantente comunicado
    La comunicación siempre será una herramienta de valor y sobre todo durante una crisis de cambio.

    No limites tus medios. Si necesitas ayuda, pídela y asegúrate de transmitir confianza al resto del equipo, haciendo de su conocimiento que las transiciones no son malas si se tratan con el debido profesionalismo.
  4. Sé parte del cambio
    Tener iniciativa te ayudará a estar en movimiento con lo que sea que cambie. Lo importante es mantenerse actualizado, proponer actualizarse y actuar ante las actualizaciones que otros proponen.
  5. Adáptate
    La capacidad de adaptación es una habilidad que todos los miembros de la organización deben trabajar día a día, ya que de lo contrario, el impacto del cambio podría ser realmente incomodo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL