Por: Arturo González Salas
Twitter: @Artglez

El trabajo de las promociones esta ligado a motivar la compra, pero además fomenta de manera efectiva el posicionamiento, contribuye al acercamiento de nuevos productos, provoca la generación de otros usos y puede ser un bastión para crear relaciones perdurables con los clientes.

Más de Arturo González:
4 puntos para desarrollar exitosamente Flash Mob
5 razones para adorar a Silvia Olmedo

Los descuentos son sin lugar a dudas un recurso altamente empleado para llevar a cabo promociones de ventas, en ellos es preciso destacar con claridad el porcentaje rebajado sobre el monto a pagar, además de los mecanismo para ser acreedores a dichos porcentajes.

Hablar de descuentos es adentrarse en temas como estrategias de precios, inventarios, sistemas informáticos para registro y su aplicación correspondiente, además de información y capacitación del personal para su manejo.

Los productos son cada vez más especí­ficos, existen mercados y en ellos segmentos y nichos que requieren análisis minucioso, no en todos cabe el descuento, no en todos es viable abaratar el precio, mucho menos cuando la estrategia es denotar calidad y prestigio.

Las ofertas son mecanismo para acercar al consumidor los bienes y servicios para al desmarcarlos del resto, demostrar el atributo de menor precio, es conveniente tener en cuenta caducidades, exhibición, cantidades, tiempos y restricciones en la compra.

Los beneficios más visibles de la aplicación de descuentos son:

1. Acercamiento al producto y posicionamiento

2. Estimulación de ventas y disminución de pérdidas

3. Activación en la rotación de inventarios

Aplicar descuentos no es el mero ejercicio de la intuición, requiere de una estrategia, así­ el mensaje que la marca desea trasmitir tenga más posibilidades de llegar al consumidor, sin la vaga interpretación de  hacer las cosas por hacerlas.

Gracias por su comentarios, ¡sólo hoy: 50% menos complicado dejarlos aquí­!

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL