Este artículo tiene 785 vistas

Imprimir

Posted in:

Los 6 graves errores al elegir a un Influencer

Si bien es cierto que confiamos más en los mensajes de un influencer o líder de opinión que en los que podemos encontrar en la publicidad tradicional, también lo es, que no todos los influencers son apropiados para nuestra estrategia comercial, e incluso podrían resultar contraproducentes.

En el momento de armar una estrategia de contenido en medios digitales, solemos apantallarnos por el número de seguidores que muchos personajes tienen en redes sociales. Existe la falsa creencia de que más es mejor y nos olvidamos de considerar los factores realmente importantes.

He aquí 6 graves errores que podemos llegar a cometer, echando por la borda todos nuestros esfuerzos:

  1. Guiarnos sólo por el número de seguidores. Solemos pensar que si elegimos al influencer o líder de opinión con mayor número de seguidores, nuestros mensajes llegarán a todos ellos y será mejor. Pero no es tan fácil. Existen muchas otras variables como el porcentaje de seguidores que está dentro de la región geográfica que pretendemos atacar, si éstos corresponden a la edad y perfil sociológico de nuestro target, si todos esos seguidores son reales, si realmente son compradores potenciales, etc.
  2. Omitir el Perfil. Otro punto a evaluar, es si el influencer que buscamos tiene un perfil acorde a la imagen de nuestra marca y al mercado al que pretendemos comunicar. Si realmente nuestros clientes se identifican con él o sus seguidores nunca comprarían nuestro producto o servicio.
  3. No analizar la Personalidad. ¿va acorde la personalidad del influencer con la de nuestra marca? ¿Sería el primero un comprador ideal? ¿Comparte los mismos valores? ¿Es una personalidad original que puede darle un buen impulso a nuestro producto, o simplemente no aporta nada? La personalidad es clave para crear un relacionamiento efectivo y con buena recordación.
  4. Desconocer el Historial. El líder de opinión o influencer será nuestro portavoz y tiene ya una imagen creada, al menos, en las redes sociales. Además, puede presentar ciertos rasgos o características que nos podrían dar una idea hacia dónde va y si es un personaje estable y confiable a lo largo de los años. No es que la gente cambie, aún cuando podemos tener momentos malos, es posible pronosticar tendencias y evitar futuras crisis de imagen si elegimos a la persona adecuada.
  5. No evaluar si hay Compatibilidad. Aún cumpliendo positivamente con todas las anteriores, es fundamental que haya una congruencia entre la marca y la imagen de la persona que la adopta para generar contenido y discusión. Una buena compatibilidad deriva en fuerte credibilidad y comunicación asertiva, ya que es un tercero quien defiende y promueve a cierta marca, y de lo contrario, la falta de compatibilidad sólo origina un burdo y obvio anuncio que la gente no adoptará.
  6. Omitir las zonas de influencia. Todo líder de opinión tiene una zona de influencia, que evidentemente primero empieza por el país y después por cierta región. Hay influencers que por ejemplo tienen un perfil “chilango” (Ciudad de México), otros son netamente norteños y otros más, aunque son famosos en todo el país, siempre presentarán una región o regiones específicas, con mayor número de seguidores e influencia.

Escrito por Jaime Torres

Experto en Medios BTL y Content Marketing

217 posts